Noticias

08/02/2019

Infobae- por George Chaya

La violenta influencia de Irán no sólo es una amenaza para Israel, también lo es para sus vecinos árabes






Dondequiera que la violencia y la agresión estallan alrededor de las fronteras de Israel o Arabia Saudita, se puede encontrar la mano de Irán o alguno de los grupos terroristas que lo representan. La persistente subversión y promoción del terrorismo por parte de Irán no solo es una amenaza para Israel, sino también para sus vecinos árabes sunitas, que se interponen en el camino de los diseños políticos expansionistas y las acciones radicales de Teherán para el Oriente Medio.

Este patrón quedo demostrado en las últimas semanas. Por caso, en el operativo del 21 de enero pasado, en el que la Fuerza Aérea Israelí destruyo varios objetivos pertenecientes a la Fuerza Al Quds en Siria, donde la fuerza expedicionaria iraní de élite, dirigida por el General Qassem Soleimani, sufrió varios golpes como ese en los últimos 3 meses. No obstante, la fuerza Al Quds ha estado tratando de construir en Siria un ejército terrorista dirigido por Irán, y ha montado bases de misiles avanzados para amenazar la seguridad de Israel. Sin embargo, Israel mostró estar decidido a no permitir tales estrategias persas y con sus ataques aéreos preventivos neutralizó muchos de esos esfuerzos de los khomeinistas.

En un intento por cambiar las “reglas del juego” y disuadir a Jerusalén de continuar defendiéndose, una célula de Al Quds disparó recientemente un misil contra la región de los Altos del Golan en territorio israelí. Tal acción puso en peligro la vida de civiles, aunque la defensa aérea israelí interceptó y derribó la amenaza.

Como resultado, es claro que Irán emerge bastante pobre en materia de victorias en esta ronda de combates de baja intensidad. Los iraníes han perdido activos valiosos, incluidas las instalaciones de almacenamiento de armas que construyó en el Aeropuerto Internacional de Damasco. Sin embargo, sólo unos días después, el principal representante de Irán en la Franja de Gaza, la Yihad Islámica Palestina (PIJ, por sus siglas en inglés), comenzó con sus ataques abriendo fuego en la frontera entre Israel y Gaza, amenazando así con hundir a la Franja en un nuevo conflicto sin evaluar estratégicamente que una nueva guerra en Gaza pondría en grave peligro la seguridad de los civiles del enclave y de Israel por igual.

En las últimas semanas los intentos y movimientos de la Yihad Islámica para desestabilizar la situación de seguridad en la Franja han ido en aumento. Según un comunicado de las Fuerzas de Defensa de Israel, cuando un francotirador de la Yihad disparó a un oficial de la FDI, los israelíes respondieron disparando con fuego de un tanque contra los puestos de avanzada de Hamas, dando de baja a un agente de esa organización y enviando un mensaje claro de Israel a Hamas: “Pongan a la Yihad Islámica Palestina bajo su órbita de poder y no permitan que se salga de control”.

Pero no fue solo Israel quien envió una advertencia a Hamas, el régimen islamista radical que se ha asociado con Irán y gobierna Gaza aterrorizando incluso a sus propios ciudadanos. Según un informe reciente publicado en el diario israelí Israel Hayom, Egipto transmitió el mismo mensaje a los gobernantes de Gaza. “El Cairo ha dejado en claro que el jefe político de Hamas, Ismail Haniyeh debe decidir si Hamas recibe órdenes de Teherán o si continúa implementando los acuerdos de entendimiento que sugieren calma y moderación formulados por el jefe de inteligencia egipcio Abbas Kamel”, según señala el informe que cita a un funcionario de inteligencia egipcio.

El mensaje de Egipto representa una lucha más grande por la influencia en Gaza. Es una lucha que se libra entre el Irán chiíta radical, sus poderes terroristas y el Egipto sunita moderado. Irán está tratando de encender el fuego en Gaza con un nuevo conflicto armado, mientras que Egipto está tratando de apagar las llamas y contrarrestar los esfuerzos de desestabilización de Irán. En esa lucha, los intereses de Israel y Egipto se alinean y convergen, ambos están amenazados por las actividades de Irán.

Por su parte, Hamas no puede ignorar livianamente las demandas de Egipto, ya que el poder regional árabe está justo allí, a sus puertas, y controlando Rafah, el único cruce de la Franja hacia el mundo exterior.

Este punto quedó claro luego de que Egipto lo cerrara durante la última escalada de violencia fronteriza. Ahora, El Cairo se comprometió a abrir el cruce de Rafah con Gaza ofreciendo una frontera de salida a los habitantes del enclave que deseen viajar fuera de su territorio administrado represivamente por Hamas, y permitiendo el movimiento de mercancías y bienes de consumo para los gazeríes. Tal movimiento de Egipto es muy bueno para la economía de Gaza y elimina la presión de Hamas a sus propios ciudadanos. Cuando el paso de Rafah está abierto, “Rafah es una zanahoria” que Egipto puede ofrecer a Hamas como recompensa por seguir las directivas de El Cairo. Cuando está cerrado, se convierte en “un palo o un estrangulamiento a Hamas y la economía de la Franja”, recordando a Hamas que Irán está geográficamente distante y que la influencia de El Cairo es mucho más inmediata.

Sin embargo, todos estos esfuerzos representan un retroceso a corto plazo contra Irán. La República Islámica continúa ejerciendo una influencia significativa en Gaza a través de su apoyo financiero a Hamas para la fabricación de armas y el adiestramiento de combate. Y esto ha ayudado a convertir a Hamas en una base de guerra urbana y un declarado satélite de Teherán. Mientras tanto, en Siria, Irán no ha renunciado a sus ambiciones de hacerse con el país y su influencia sobre las decisiones del régimen es casi absoluta. La situación fue muy bien explicada por una importante fuente militar israelí el año pasado durante una sesión informativa para periodistas. Los riesgos están a nuestro alrededor dijo la fuente. Ya sea por la inestabilidad en Siria, por Hezbollah en Líbano, que configura también una división iraní de avanzada, o por Hamas, que recibe su apoyo de Irán. Sin embargo, en el corto plazo, Irán estará completamente acabado si trata de actuar de manera agresiva contra Israel, trabajamos considerando todas las hipótesis y operaremos contra esta agresión hasta neutralizarla indico la fuente”.

El oficial describió ante la prensa una guerra en la sombra y a gran escala, y ratificó que: “Israel está operando contra el aumento de la expansión de la fuerza militar iraní. El objetivo de nuestras operaciones y nuestra decisión es disuadir y contrarrestar las actividades iraníes en la región. Lo que vemos es muy peligroso para la estabilidad regional y no lo permitiremos bajo ningún concepto”, agregó.

Secciones