Noticias

19/04/2016

CCIU condena atentado de Jerusalem


Horas después de que Israel anunciase el hallazgo en su territorio de un enorme túnel cavado desde la Franja de Gaza por el grupo islamista Hamas, una explosión sorprendió Jerusalén. El artefacto en un autobús fue pequeño pero suficientemente potente como para herir a 21 personas- dos en estado crítico- y despertar los fantasmas de los atentados suicidas en la Segunda Intifada.

El ómnibus de la línea 12 en el popular cruce de Patt, en el suroeste de la ciudad, ardió en llamas provocando el fuego en otro autobús adyacente y varios coches. A última hora de la noche, no se descartaba que uno de los heridos graves fuera el terrorista suicida.

Como viene siendo habitual, Hamas no tardó en enviar sus felicitaciones. "Es la respuesta natural a los crímenes de Israel y su contaminación de la Mezquita Al Aqsa", señaló sin reivindicar el atentado. Yihad Islámica, Fatah y el Frente Popular de Liberación de Palestina también han elogiado lo que definen como "respuesta natural a la ocupación". En el canal de televisión de Hamas, Al Aqsa TV, han repartido caramelos en señal de alegría.

Criticado por los suyos por no saber frenar la "Intifada de los cuchillos" iniciada en octubre, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, lanzó su promesa también habitual: "Daremos con quien ha preparado este artefacto. Daremos con quienes lo han enviado y con cualquiera que esté detrás de él. Cerraremos cuentas con estos terroristas".

El último atentado en un autobús tuvo lugar a mediados de octubre cuando dos palestinos armados con pistola y daga mataron a dos israelíes antes de ser abatidos por un vigilante de seguridad. Ayer, el explosivo sustituyó el cuchillo y arma recordando el artefacto colocado en una estación de autobús de la ciudad en 2011.La rápida intervención de los bomberos rescatando a los pasajeros del autobús convertido en enorme bola de fuego evitó un número mayor de víctimas.

Entre ellos una mujer y su hija de 15 años herida de gravedad. "No recordamos haber visto algo así desde los atentados terroristas suicidas en la Segunda Intifada", confesaron desde el cuerpo de bomberos de Jerusalén según citan varios medios locales.

Si en los atentados suicidas (en su mayoría a cargo de Hamas y Yihad) desde los años 90, los organismos de seguridad concluían con rapidez la causa de la explosión en función del tipo de heridas y restos del artefacto o del hombre bomba, en esta ocasión tardaron en confirmar la presencia del explosivo en el autobús que circulaba con pocos pasajeros en la avenida Baram.

Al anochecer, la confusión se esfumó como el humo que salía de los vehículos. La posibilidad de un fallo técnico del autobús quedó descartada ante el escenario más temido por los servicios secretos: una bomba.

"Se trata de un pequeño explosivo en la parte trasera. No hay dudas que fue un artefacto", señaló el alcalde Nir Barkat mientras decenas de agentes de uniforme y de paisano se desplegaban en las calles adyacentes en busca de individuos u objetos sospechosos. "De repente escuchamos un boom. Enseguida pensé que era un atentado", recordó el israelí Haim que se dirigía en coche a la zona industrial de Talpiot. El responsable de la Policía en Jerusalén, Yoram Halevy, confirmó el atentado al tiempo que enviaba un mensaje de calma a sus ciudadanos.

"No teníamos alertas concretas de atentados suicidas en Jerusalén", revelaron fuentes policiales a EL MUNDO sin admitir que sus efectivos llevan meses más pendientes de los cuchillos palestinos que de las bombas.

Hamas, que controla la Franja de Gaza, pide desde hace tiempo a los palestinos de Cisjordania y Jerusalén una "Tercera intifada". La amenaza de sus líderes del brazo político y armado se dirige precisamente en los atentados suicidas. "Una Intifada no es una Intifada hasta que el techo del autobús vuela por los aires", canta una banda musical palestina identificada con Hamas en un clip de su televisión.

El atentado corta de seco varios días de calma y los comentarios sobre el fin de la escalada que en los últimos seis meses dejaron un balance de alrededor de 200 palestinos muertos, entre ellos más de dos tercios atacantes abatidos. Sus ataques mataron a 30 israelíes y cuatro extranjeros.

Hace unos días, un palestino atacó con un hacha a un soldado en la zona de Hebrón situada en el territorio cisjordano ocupado por Israel en la guerra del 67. Con el proceso de paz estancado, el presidente palestino, Abu Mazen exige el desmantelamiento de las colonias, ilegales según la ONU, para declarar un Estado independiente con capital en Jerusalén Este.

Antes de la explosión y con motivo de la festividad judía de Pesaj que se inicia este viernes, los servicios de seguridad israelíes avisaron ante un rebrote de la violencia en torno a la Explanada de las Mezquitas (Islam) o Monte del Templo (Judaísmo) de Jerusalén. Ahora temen el regreso de las bombas y autobuses calcinados.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 13/12/2017 - Jabad Encendido público Horario a confirmar
  • 14/12/2017 - NCI Januca leieladim
  • 17/12/2017 - NCI Lunes de coro y la Compañía musical Cielo y Tierra

Últimas noticias por Categoría