Noticias

25/05/2018

Por Esc. María Wonsiak

Clases de Idish en Montevideo




Me preguntan porqué escribo en idish (…)

¿Por qué no debo escribir en idish? (…)

Es la lengua de mi madre y una madre nunca muere.

(Isaac Bashevitz Singer)


A partir del mes de junio de 2018, organizadas por el Departamento de Cultura de la Comunidad Israelita del Uruguay (Kehilá) y auspiciado por el Fondo Peretz Hoiz, la profesora argentina Débora Kacowicz dictará clases de idish, dos domingos por mes –cada 15 días-, en salones de la Kehilá, en el horario de 11 y 30 a 13 y 30 hs.

La Prof. Débora Kacowicz dicta clases de idish y es investigadora de la Fundación IWO de Buenos Aires.

Las clases estarán dirigidas a quienes no tengan conocimiento del idioma o a aque-llos que lo deseen ampliar o profundizar.

Se realizará una primera reunión preparatoria con la Profesora Débora Kacowicz, el domingo 10 de junio que tendrá por finalidad informar de la dinámica y metodología de las clases así como la formación de dos grupos en función del desconocimiento o los diferentes niveles de dominio del idioma.

Aprender o cultivar el idish es una eficaz vía para conectarse con la cultura judía.

Fue el idioma cotidiano de los judíos de Europa Oriental pues el hebreo considerado lengua sagrada quedó reservado para las cuestiones religiosas. Se usaba también en manifestaciones culturales, obras literarias, teatrales, humor, canciones. Su amplio desarrollo intelectual lo llevó a ser el idioma del judaísmo de Europa Oriental.

Los grandes movimientos migratorios de los fines del S. XIX y del S. XX produjeron la expansión mundial del idish. Si bien los judíos que migraban hablaban el idioma de los países de donde provenían –polaco, alemán, ruso, etc.-, al ingresar al país de destino, manifestaban que su  idioma era el idish como surge de las declaraciones que constan en los registros de ingreso a Estados Unidos de Norteamérica de Ellis Island. Pregunta-dos por su idioma, los inmigrantes judíos sin distinción de país de origen, contestaban: “idish”.

Si bien algunos inmigrantes se resistieron a aprender los nuevos idiomas la gran mayoría, aún dominándolos, desarrollaron una intensa actividad en idish. Así surgieron numerosos periódicos, revistas, libros, música, teatro, poesía, etc. Se enseñaba idish en las escuelas judías como ocurrió en nuestro Uruguay, en las escuelas Scholem Aleijem, Dr. Herzl y J. Zhitklovsky, en las que incluso se desarrollaron cursos nocturnos para quienes trabajaban de día o ya habían terminado el ciclo escolar.

Así el idish se esparció por el mundo entero y ha dado lugar a una vastísima obra li-teraria.

En los años ´30 del siglo pasado el idish se hablaba por más de 12:000.000 de per-sonas, pero en 1945 el 75% de ellos había sido exterminados. (Cf. El Diario Judío, México. Ed. 18 de enero 2011).

Hoy día se informa que el idish es el idioma de más de cien periódicos, revistas, audiciones radiales y sitios web, y se asiste a un proceso de recuperación del idioma en diferentes países que va despertando el interés de lingüistas, historiadores, etnó-grafos, sociólogos, músicos, folcloristas e investigadores de la cultura. Jóvenes judíos y no judíos del mundo entero son atraídos y se interesan por el estudio de la lengua idish.

Los países integrantes de la Comunidad Económica Europea con su Parlamento es-tablecido en Estrasburgo (Francia) dedicaron especial atención al idioma idish. En el último congreso internacional de esta lengua realizado allí, al que asistieron alrededor de 400 congresistas de todo el mundo fue muy interesante comprobar que los traduc-tores del idish a los distintos idiomas: inglés, francés, ruso y, alemán eran jóvenes pro-fesionales de no más de 25 años. (Fuente: anajnu.cl).

El interés de los jóvenes generó su enseñanza en diferentes universidades de Amé-rica y Europa que se suman a la enseñanza de idish en Vilna que describió con tanto amor la Esc. Esther Mostovich de Cukierman en notas recientes publicadas en este Portal y en el Semanario Hebreo.

Universidades de EEUU y Europa también incluyen investigaciones de esta lengua en diversos proyectos.

El idish es un idioma especialmente rico en expresiones, de palabras cariñosas, de sentimientos, de cumplido e incluso de insultos. (https: //www.enlacejudio.com /2015/06/29/40-palabras-en-idish-deberias-saber/).

Los autores caracterizan al idish como la llave emocional de la vida judía. Así se siente el judío al referirse a su lengua idish al llamarla “Mame loshn”, que literalmen-te significa: lengua madre o el lenguaje de la madre.

Así lo sintieron millones de seres humanos durante mil años. El idish fue el medio que les permitió expresarse para construir su cultura, para difundir y transmitir los máximos preceptos de la ética y moral, la interpretación de la ley, la justicia y los de-rechos humanos. También se debe destacar la riqueza popular, de proverbios, refranes e historias que formaron el sentir y el nivel intelectual de su cultura.

La literatura idish moderna floreció en la llamada “época dorada” con la presencia de tres famosos escritores: Mendele Mojer Sforim, Sholem Aleijem e Itzjok L. Peretz.

Mendele Moijer Sforim (1834-1917) seudónimo de Sholem I. Abramovich, estable-ció un lenguaje literario que lo convirtió para sus seguidores en el zeide, abuelo de la nueva literatura idish, ya que su estilo literario se convirtió en un ejemplo. Su obra satírica fue dirigida a los judíos para mostrarles sus debilidades y flaquezas. Deseaba cambiar la forma de vida de los habitantes de los pequeños villorrios los “kleineshte-telej” a través de la sátira y el realismo. Esta obra es un monumento histórico de un tiempo pasado. Mendele empezó a escribir en hebreo pero luego la escribió en idish, precisamente para que fuera comprendida por el pueblo. (http://diariojudio.com/opinion/el-yiddish-y-sus-origenes/8967/)

Sholem Aleijem, seudónimo de Sholem Rabinovich (1859-1916), el humorista por excelencia, escribió para los judíos, entreteniéndolos con situaciones cómicas, sem-bradas aquí y allí por el patetismo. Describe la vida judía con todos sus defectos pero su humor emociona por la ternura con que trata a sus personajes.

Su lema era “reír es sano, los doctores indican reír” y este se convirtió en un medio terapéutico para el pueblo. El artista y el filósofo del humor se encuentran en sus obras junto al folclorista y etnógrafo. (http://diariojudio.com/opinion/el-yiddish-y-sus-origenes/8967/)

Itzjok Leibush Peretz (1852-1915) el tercer gran clásico, ha creado monumentales obras sobre aspectos de la ética y justicia de la vida judía de su época. Lleva al idish a una perfección poética. Su singularidad con respecto a los dos anteriores radica en su visión mística y profética del destino judío. (http://diariojudio.com/opinion/el-yiddish-y-sus-origenes/8967/)

En 1978 Isaac Bashevitz Singer recibió el Premio Nobel de Literatura escribiendo en idish. Comenzó su alocución, al recibir el premio, en idish y la terminó en inglés, dada la variedad e importancia del público asistente que no lo comprendía.

Con estas clases de idish, la colectividad judía de Montevideo se suma a las de las ciudades que buscan la supervivencia de este idioma que nos conecta directamente con nuestra “idishe neshome” (alma judía) y nuestros antepasados.

Las clases tendrán un costo de $ 400 mensuales. La reunión informativa del 10 de junio de 2018 será gratuita. Los interesados deberán inscribirse en la Comunidad Israelita del Uruguay, teléfono 29025750 interno 116, o por correo electrónico a cultura@kehila.org.uy

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones