Noticias

12/12/2017

Segundo Enfoque, Por Yasmary Troconis

El yihadismo recuperó sus métodos más ancestrales




Todos los caminos les son válidos al yihadismo en su afán de captar radicales dispuestos a perpetrar atentados e, incluso, a dejarse la vida.

Todos los cerebros de la captación para la yihad modifican sus modus operandi para eludir la presión policial: desde las tecnologías del siglo XXI a las maneras artesanales del siglo XX. Los estrategas de la captación tienen todos los planos de actuación estudiados.

Como lo recordaron algunos especialistas policiales en la lucha contra el terrorismo, no hay un manual preciso. “Eso hubiera sido el paraíso del investigador”, apuntan. Son anárquicos, no hay dos perfiles iguales. La psicología de los captadores varía considerablemente.

Lo que sí se ha presenciado es cómo, en las células, los vínculos de familia o de amistad son casi una constante. “Están buscando gente de su confianza para lograr su estructura de primer nivel. El blindaje de las células terroristas está siendo muy similar a estructuras terroristas más arcaicas, alejadas de sistemas alojados en internet. Su seguridad está siendo, de nuevo, física. Están recuperando modos de actuar del terror de cuando no existía internet, incluso de cuando no había móviles”.

Comportamientos de los yihadistas

Porque, así como lo detallan analistas consultados por los medios de comunicación, se ven comportamientos entre los últimos detenidos muy similares, en cuanto a su seguridad y su manera de captar adeptos, a los que usaban otras esferas terroristas de los años 80.

Se ha dado a conocer que su navegación para captar adeptos está sufriendo una potente infiltración de las Fuerzas de Seguridad del Estado y de los servicios de inteligencia. El denominado “agente virtual encubierto” -figura clave en la lucha contra el terrorismo- machaca, una tras otra, cada una de las intentonas de los terroristas en sus redes de captación.

A pesar de ello, se logran eludir en ocasiones este control “y entonces entramos en la etapa dura, porque en cuestión de días se puede llegar a radicalizar por completo un simpatizante de la yihad”, y tratar de llevar a cabo alguna acción violenta. Éste es el caso del último detenido en la localidad madrileña de Parla. Relacionado con una célula dirigida desde Marruecos, era el último eslabón de esa cadena y había mostrado ya su disposición para cometer atentados en España.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 29/04/2018 - Mezutón

Últimas noticias por Categoría