Noticias

27/03/2017

Semanario Hebreo, Ana Jerozolimski

Entrevista con Eduardo Bonomi: “El asesinato de Fremd fue un sacudón”





El asesinato de David Fremd en Paysandú, del cual se conmemoró días atrás el primer aniversario, fue un golpe y una alarma para la colectividad judía y para todos los uruguayos opuestos al odio y el terrorismo. Para las autoridades, asegura el Ministro del Interior Eduardo Bonomi, también fue un motivo de preocupación y el detonante de una investigación que cruzó fronteras.

El ministro asegura que el tema fue estudiado de modo concienzudo, aunque al afirmar que no se hallaron elementos que vincularan al asesino de David con una organización, es cauteloso y dice "creemos que no...", dejando explícitamente abierta la posibilidad de un error. Las luces de alarma, pues, no pueden apagarse.

Pero según el Ministro Bonomi, lo que seguro no falta es conciencia sobre el peligro y deseo de combatirlo.

Este es un resumen de la entrevista, que publicamos el jueves último en Semanario Hebreo. Ministro, le agradezco que me haya recibido. Hay muchos temas a nivel nacional para mencionar, pero en esta entrevista quisiera concentrarme en el aniversario del asesinato de David Fremd en Paysandú. Creo que es un aniversario que atañe a todo Uruguay, no solo a la colectividad judía. ¿Cómo ve usted este hecho, el primer crimen de odio de este tipo, claramente un acto antisemita, en nuestro país?

No es el primero, hubo otro, creo que inmediatamente después de la recuperación de la democracia, creo que fue...

¿Se refiere a lo de Héctor Paladino?

Si...

Recordemos que mató al contador Simón Lazovsky, hirió a Horacio Scheck (hijo)] , mató a Enrique Delfino Sico y fue a mi casa a tratar de matar a mi papá, José Jerozolimski, pero no lo encontró.

Me refería a ese caso, precisamente, que de alguna manera tenía también un claro contenido ideológico, antisemita y filonazi. O sea que este no es el primero. Pero es cierto que sí es el primero en un momento en el que hay una actuación en el mundo de un grupo que está actuando en varios lugares de esta forma, que llamaba a usar cuchillos... Cuando recibimos eso tratamos de ver vínculos que pudiera haber y el único que encontramos es la religión que profesaba...

El asesino se había convertido al Islam.

Sí, y había manifestado odio antisemita. Pero no encontramos vínculos formales con la organización. Se encontró mucho material pero, una vez traducido, no tenía vínculos. Se trató de reproducir su vida pasada y tenía algún hecho que le había generado un profundo odio. Fueron dos situaciones, una fue una situación médica y otra relacionada con la educación. El tema pasó a la Justicia, con estos elementos que aportó la Policía, y él fue procesado. Después lo declararon inimputable. Ahí ya escapa a las posibilidades nuestras, porque eso no depende del Ministerio del Interior sino de la Suprema Corte de Justicia, los jueces y los especialistas que actúan ante la corte. No tengo muchos más elementos que estos que le acabo de mencionar.

PREOCUPACIÓN NO SÓLO EN URUGUAY

¿Qué significó este hecho para usted?

Evidentemente el asesinato de Fremd significó un sacudón. Nosotros tuvimos entrevistas con la embajada [de Israel] y con el Comité Central Israelita, que pidieron manifestarnos la preocupación que podía haber con respecto a que esto tuviera un efecto de contagio. Nos pidieron reforzar la seguridad en determinadas instituciones, lo cual hicimos. Pero no tuvo el efecto que se temía, afortunadamente no tuvo ese efecto.

Usted dice que se investigó el tema del vínculo formal con Estado Islámico. Ahora, un gran problema que hay con este tipo de organizaciones -lo fue con Al Qaeda y lo está siendo ahora con este grupo- es que lo que propicia el asesinato no es únicamente que exista un vínculo formal o un entrenamiento por parte de la organización, sino la inspiración que el grupo supone.

Lo tengo clarísimo, esa era la preocupación. La preocupación es el reclutamiento y la agitación y la provocación a través de internet. Eso está. Además, lo que veíamos es que justamente quienes responden a ese tipo de provocación o llamado son personas que no necesariamente están del todo sanas, afecta más a quien tiene alguna debilidad psíquica.

En principio, eso se puede decir de cualquier asesino quizás, seguro del tipo de estos terroristas que acuchillan.

Esto es como sembrar 10.000 para recoger uno, esa es la preocupación que existía. Ahora, la investigación fue exhaustiva, incluso policías y responsables políticos de las policías de países vecinos nos hicieron llegar elementos de mucho tiempo atrás, que se mantienen ahora. Y se investigó con otras policías y no tenía nada que ver. Pero esa preocupación que usted señala es la que nos señalaban la embajada de Israel y el Comité Central Israelita, y era la que se tenía acá también, eso es así.

¿Cuáles fueron esos elementos que le hicieron llegar?

A viajes.

¿De determinadas personas?

Inclusive de él mismo. Pero no...

¿Del asesino? ¿A dónde?

A países vecinos, no puedo detallar. Pero no tenía ninguna relación. Incluso no solo lo investigó la policía uruguaya, también lo hicieron las de los países vecinos. La iniciativa surgió de responsables políticos de ministerios afines que me llamaron para decirme que tenían elementos para darme. Hubo una preocupación regional, no fue solo uruguaya, con el afán de cooperar y con el interés de ver si esos viajes no afectaban a sus propios países.

Acá hay varios elementos interesantes. Primero usted dice que, contrariamente a la impresión que quizás puede tener quien solo lee la prensa, de que se mató a alguien y no pasó nada, se investigó a fondo y no hay algo más por detrás de ese asesinato.

La Policía cree que no hay algo más. Se investigó exhaustivamente. La gente muchas veces, no solo en esta situación, quiere que se le diga lo que se está investigando y probablemente lo menos eficiente que puede haber sea anunciar lo que uno está investigando. Cuanto más callado se haga la investigación más resultados tiene. A mí no me importa si se cree que hay indiferencia, lo que me interesa es que no la haya, y no la hubo. La gente puede creer que la hubo, será un problema, pero si dejar a la gente con la sensación de que no hay indiferencia significa decir lo que se está haciendo y socavar la investigación, no sirve para nada, no lo vamos a hacer, ni en este ni en otros casos. Y además se utiliza políticamente, porque hay gente que lo dice sincera e ingenuamente y hay gente que utiliza esa supuesta indiferencia para decir que este gobierno no se preocupa. El gobierno, porque se preocupa, no está diciendo a los cuatro vientos lo que hace.

La iniciativa de la investigación me imagino que vino de la Policía misma, del Ministerio del Interior. Era lógico que hubiera exhortaciones, inquietudes de parte del Comité Central Israelita o de la embajada, pero usted dice que más allá de esos contactos el MI, por motus propio, entendió que acá había algo que investigar más allá del asesinato en Paysandú.

El MI ya estaba investigando, el MI investiga de oficio todos los hechos que parecen en las redes vinculados al odio racial o a ideología nazi. Había algunas situaciones que estaban relevadas, que inmediatamente derivaron en una detención y un procesamiento. Algunos creen que fue porque surgió de esto y no, ya se lo tenía a ese muchacho, con un uniforme nazi, se estaba investigando a raíz de una denuncia hecha por la Institución Nacional de Derechos Humanos y creo que también del Comité Central Israelita, no me acuerdo, que denunciaba una casa comercial que estaba en el Centro de Montevideo que vendía indumentaria y reliquias nazis. A raíz de eso comenzó una investigación que llegó a un joven en Salto. Eso fue en paralelo a esto y en ese mismo momento se lo detiene y se lo procesa, pero no estaba relacionado, hay gente que pudo entender que lo estaba, pero no fue así. Se atiende ese tema está continuamente... Igual que lo que puede ser Estado Islámico u otras organizaciones que pueden arrimar el terrorismo a Uruguay.

Nosotros, además, integramos, de alguna manera, el Comité contra el Terrorismo de las Naciones Unidas, tuvimos reuniones hará cuatro o cinco días y, justamente, nos decían que Uruguay es uno de los países de la región que está más avanzado en esto, que tiene la legislación más avanzada, que tiene modificaciones presentadas a esa legislación.. O sea que no es una cosa que haya surgido a partir de este hecho. El comité interno contra el terrorismo integra a [los Ministerios de] Relaciones Exteriores, Defensa, Interior y algún otro organismo de la comunidad de inteligencia de Uruguay, que no son solo organismos militares o policiales, también los hay financieros... Uruguay se ha tomado el tema en serio, porque de alguna manera desde las Naciones Unidas y otros organismos, como la Unión de Naciones Suramericanas, se maneja el concepto, que nosotros compartimos, de que si bien es difícil que pase algo en Uruguay, nadie está exento de eso, en cualquier lugar puede pasar, entonces lo tomamos en serio.

Habiendo terminado la investigación de este hombre y de sus vínculos, que usted dice que no tenía formales con ninguna organización...

No, creemos que no tenía. No quiero ser determinante, dejo lugar al error en la conclusión.

MUY EXTRAÑO

¿Alguien había detectado lo extraño que es que un uruguayo tenga un perfil de Facebook en árabe, por ejemplo, como era el caso del asesino de Fremd?

Eso llegó después. Denuncia, por lo pronto, no había.

Independientemente del resultado de la investigación, viendo que no había ningún vínculo formal entre el asesino de David Fremd y el Estado Islámico u otra organización fundamentalista, usted, no como ministro sino como ciudadano que sigue la actualidad, ¿siente que es extraño que este hombre tuviera su perfil de Facebook en árabe? Creo que el primer pensamiento que pasa por la cabeza es que tenía a alguien detrás...

El hombre tenía algunas cosas que no funcionaban del todo bien, entonces no era común, no tenía por qué... es raro que alguien tenga un vínculo con la religión musulmana cuando no... Tampoco está claro que fuera filonazi, no parece que lo fuera, pero sí tenía coincidencias en el odio racial.

El acercamiento a una religión ya es cuestión de fe, pero tener una página de Facebook escrita en árabe, a mí me parece que supone que hay algo detrás. O sea, alguien, algo, o un Estado, o una organización que influyó en él...

Y estudiaba el idioma.

Sí, pero algo así es otra cosa, no es nada sencillo. Que un maestro uruguayo promedio pueda manejar una página de Facebook en árabe me parece medio extraño.

Bueno, el otro elemento es ese: era maestro, y como maestro había tenido algunas cosas que llamaban la atención. Ese era uno de los motivos que lo llevaron a ese odio racial, por autoridades de la educación que profesaban la religión... Evidentemente había una situación rara, lo que no necesariamente estaba detectada desde antes.

NUEVAS ALERTAS, AUNQUE YA SE INVESTIGABA

A raíz del asesinato de Paysandú, más allá de este individuo, ¿se abrió una esfera de investigación que quizás antes no se había abordado?

No, el problema mayor en esto, ya lo dije, es que cuando aparecen en internet llamados a estas cosas es muy difícil detectar respuestas. Si hay un llamado continuo, aunque se sepa que son muy pocos los que responden a esos llamados, uno que responda puede generar un problema y es muy difícil detectarlo. Por eso lo hacen.

Y el Ministerio del Interior en Uruguay, ¿tiene alguna forma de lidiar con esa potencial amenaza?

Seguir investigando todo lo que aparece.

A raíz del asesinato en Paysandú, ¿diría que se encendió una luz roja nueva en el MI? Nueva no sé, porque el fenómeno ese del llamado ya estaba detectado. Cuando existe la posibilidad de que alguien recoja... en este caso lo que hubo fue la verificación de que pudo haber sido recogido por alguien.

¿Diría que a raíz del asesinato de David Fremd se tomaron nuevas medidas a nivel de investigación, a nivel de alerta, cosas que quizás antes uno no captó que eran necesarias?

Lo que decía, genera una situación nueva en la región, no sólo en Uruguay. Cuando una autoridad del MI, del Ministerio de Seguridad o del Ministerio de Justicia de un país vecino, llama para avisar que hay o hubo contactos, viajes, etcétera, es porque hay gente preocupada por el tema en otros países, y entonces lleva a que la Policía nuestra entre en contacto a raíz de este tema.

¿Pero se sigue realmente con los ojos bien abiertos?

Yo creo que sí, que se sigue. En algún organismo del MI hay una sección que estudia este tipo de cosas.

Mencionó antes el tema de la legislación anti terrorista. ¿A qué se refiere?

Hay un proyecto de ley en el Parlamento... Que no ha sido aprobado todavía. Está en eso, va a ser aprobado. El proyecto, justamente, da más instrumentos para todo eso.

¿Qué tiene de especial ese proyecto de legislación uruguayo?

Afina las condiciones internas, la relación entre los organismos de inteligencia o las Fuerzas Armadas y la Policía, quién es el que actúa primero, quién refuerza, ese tipo de cosas.

Pero lo clave debe ser primero la parte de inteligencia, ¿verdad? Para tratar de frenar a tiempo, detectar...

Eso ya está planteado en la práctica del trabajo, hay profesionales.

Una de las polémicas que hay, casi diría a nivel de semántica -que fue muy notoria con el tema de la administración reciente de [Barack] Obama- es que gente que se ocupa del tema del terrorismo dice que es importante dar nombre y apellido, decir explícitamente de qué estamos hablando. El presidente Obama, por ejemplo, era muy renuente a usar la expresión "terrorismo islámico", temiendo que se identificara con el Islam todo. Yo digo: no, los terroristas son los terroristas, no es toda la religión. El que tiene fe auténtica en Alá es una cosa y otra son los terroristas. Pero de algún lado vienen, tienen su identidad que mama del fundamentalismo islámico ¿Usted piensa que es importante decir de dónde viene la amenaza?

Lo que pasa es que puede venir de varios lados. Es cierto que hay países que no quieren utilizar [la expresión]... Hablan de terrorismo más bien vinculándolo a organizaciones, como Estado Islámico u otras.

Yo empecé mencionando lo que yo escribí hace unos días: que el aniversario del asesinato de David Fremd atañe a todo Uruguay, no sólo a los judíos uruguayos. ¿Está de acuerdo con esa apreciación, entiende a qué me refería?

Sí, sí, es un hecho que cuando es por odio racial, puede haber y hay, otros odios que afectan también al conjunto de los uruguayos. Y esta es una manifestación de uno de esos odios. Hace pocos días se conmemoró el aniversario 25º del atentado contra la embajada de Israel, en julio se cumple otro aniversario de la AMIA, ahora estamos hablando del año del asesinato de David Fremd en Paysandú... Años antes se pensaba que esas eran cosas que pasaban lejos, ¿verdad? ¿Usted diría claramente "Uruguay todo debe ser consciente de que las fronteras cayeron cuando de terrorismo se trata", que cualquier país puede correr peligro?

Justamente, lo que yo decía de que nadie está exento. Esto está instalado en el mundo y eligen dónde se actúa. Aunque yo de todas maneras creo que es bien diferente, por su magnitud y por la organización que significa, lo de la AMIA, la embajada de Israel y lo de Fremd, porque ya hay un antecedente en Uruguay, y ese antecedente no tuvo después continuidad. Yo espero que lo de Fremd no tenga continuidad, espero que sea, como se planteó, que no es un hecho vinculado -aunque dejo margen para el error- a una organización. Lo de Argentina no hay duda de que fue vinculado con una organización y entonces desde el punto de vista de las consecuencias es mucho más grave.

Del asesino de Fremd se sabe por testimonios que había de gente que lo veía en el ciber café, en los juegos, expresando su odio a los judíos.

Sí, eso está claro. Eso la Policía lo tenía claro.

Ahora, quizás si el ciudadano promedio -en este caso hablamos de Uruguay- tuviera consciencia de que esas cosas hay que advertirlas, reportarlas, denunciarlas, quizás se habría evitado este crimen, ¿verdad?

Bueno, eso nosotros lo manejamos con respecto a todo. Todo el sistema de prevención que aplica la Policía hoy se basa en la denuncia y hay quiénes se jactan de que para qué van a hacer la denuncia si no tiene consecuencias. No es cierto, la denuncia tiene consecuencias. En un robo tiene la consecuencia de que, si recuperan lo que se les robó, si no lo denunció no se les va a devolver. Si no hay una acumulación de denuncias, en un caso como este, no permite actuar desde el punto de vista de la prevención.

Porque la amenaza en sí, y sobre todo la amenaza reiterada, significa alguna forma de delito, ¿verdad?

La colectividad tiene claro que hay que denunciar estas cosas, y las denuncia. El mensaje sería a los que no tienen clara la necesidad de denunciarlas. La colectividad judía lo denuncia porque cuando es amenazada es víctima, y muchas veces cuando nosotros llamamos a denunciar, en casos de violencia doméstica, por ejemplo, no es sólo las víctimas sino a los que ven que está pasando un hecho, aunque esté en el costado y en ese momento no sea víctima. A la colectividad judía [le diría] que estas cosas se están tratando de investigar, hay un punto de atención puesto en el tema y hay un buen diálogo con el Comité Central Israelita.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 18/11/2017 - Macabi Tzair Obra de Teatro Teatro del Anglo
  • 19/11/2017 - Escuela Integral IomHamishpajá
  • 21/11/2017 - Graduación Escuela Integral Lugar: Kehilá

Últimas noticias por Categoría