Noticias

10/01/2011

CCIU, Editorial

IRÁN A UN VIAJE FORZADO…y nos preocupa


10-1-2011

Irán a un viaje forzado, no por el viaje en sí mismo, que es en misión oficial, sino por la mordaza que el anfitrión les impone. Siendo legisladores uruguayos, la sentimos como propia.

Irán es un país que comulga una visión muy diferente a la nuestra de los Derechos Humanos; la coránica, llamada Sharia. Según la misma, a un homosexual se le cuelga en la plaza pública…y lo hacen. Los dejan días ahorcados en grúas de construcción para que la población los vea y aprenda. Según dicha visión, la mujer que no cumple determinados preceptos de conducta sexual, es lapidada- con piedras medianas para que su muerte lleve el tiempo necesario para el sufrimiento adecuado- …y lo hacen. El que comete ciertos pecados, se resarce judicialmente de los mismos por la ley del ojo por ojo…y lo hacen. El tan sonado caso de la joven cuyo novio dejó ciega por tirarle ácido, reclamó a la justicia que su novio agresor fuera castigado de la misma forma, pero como su abogado fue un hábil profesional de la ley, demostró a los jueces que dado que la agredida es una mujer, y vale la mitad, era suficiente que reciba ácido en un solo ojo. Su cliente, favorecido, solamente quedó tuerto.

Este tema de los DD.HH. aparentemente no podrá ser mencionado por nuestros legisladores. “No podremos inmiscuirnos en temas internos de nuestro país anfitrión y socio comercial” se apresuró ya a declarar uno de los diputados. Nuestras legisladoras serán instruidas en cómo vestirse. Veremos a su retorno, si fue según la Burka y serán totalmente cubiertas, la Nigali y se le verán sólo los ojos, la shayla y podrán exhibir cara y cuello o el chador y será sólo la cara. ¿Todo por cuánto? ¿Por el 0.63 % del valor de las exportaciones uruguayas?

DE NINGUNA MANERA, ES MUCHO MÁS PROFUNDO.

Irán no sólo es un país que proclama la destrucción de otro: Israel- asesinato de millones de personas adultas y niños- y niega el Holocausto. Lo concibe como “doctrina” y por ende, lo pretende exportar a sus aliados. Financia a tales efectos a grupos terroristas –Hamas y Hezbollah, entre otros-.

Además, en la primera década del nuevo milenio, el desplazamiento hacia la izquierda de muchos países latinoamericanos permitió a Irán tener más éxito en su intento de mejorar sus relaciones con el continente. Desde el punto de vista de Ahmadinejad, pretende convertirse en el jugador dominante en la región de Medio Oriente movilizándose agresivamente, en el propio terreno de Estados Unidos. ¿Qué busca Ahmadinejad en América Latina?

En primer lugar, busca el apoyo de América Latina para contrarrestar las presiones de Estados Unidos y Europa que tratan de evitar que Irán desarrolle capacidades nucleares. Venezuela y Cuba fueron, junto con Siria, los tres únicos países que apoyaron el programa nuclear iraní en la votación de febrero de 2006 en las Naciones Unidas.

En segundo lugar, Ahmadinejad quiere contraatacar a Estados Unidos en su propio hemisferio y, tal vez, desestabilizar a sus gobiernos amigos a fin de negociar con Washington con mayor fortaleza.

En tercer lugar, la popularidad de Ahmadinejad en su propio país está cayendo y quiere mostrar a su pueblo que, en el exterior es un héroe.

Venezuela e Irán utilizan el petróleo como instrumento político para dicho propósito, y citan la unidad en la lucha contra el capitalismo.

“Aquí están dos países hermanos, unidos como en un solo puño”, “Irán es un ejemplo de lucha, resistencia, dignidad, revolución y fe firme”, dijo Chávez a Al Jazeera, en Teherán. “Somos dos países poderosos. Irán es una potencia y Venezuela se está convirtiendo en otra. Queremos crear un mundo bipolar; no queremos un único poder. “A pesar de la voluntad de la arrogancia mundial, nosotros estaremos junto a las naciones oprimidas y carenciadas del mundo”, dijo Ahmadinejad.

Brasil frenó a Venezuela en su ambición de liderazgo regional, pero no a Irán en el suyo. Le validó la táctica al régimen de los ayatolas, consistente en presentar a la oposición como enemiga de la revolución islámica, en el plano religioso, y como servidora de Occidente y en particular de Estados Unidos en la dimensión política.

Lo de Brasil es su cálculo, su apuesta, su estrategia; su propio interés.

No exacta ni necesariamente el uruguayo.

Uruguay subió su pequeño vagón a la locomotora brasilera, y nuestros legisladores y legisladoras, viajarán a Irán.

Esperemos que no sucumbamos moralmente a las presiones de los poderosos imperialistas, sean éstos occidentales, regionales o integristas musulmanes. Sería una involución monumental a la fidelidad de nuestros principios democráticos.

Deberíamos mantenernos ideológicamente independientes.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Últimas noticias por Categoría