Noticias

21/09/2018

Por Esc. José Luis Piczenik

Iom Kipur: nuestros hijos, nuestro futuro




El Iom Kipur, jornada más sagrada del calendario religioso judío es un momento de espiritualidad pleno para todos los feligreses que tradicionalmente concurrimos a uno o más templos de nuestra comunidad.

En el transcurrir del día, en muchos casos se entremezclan los sentimientos, recuerdos y nostalgias por aquellos sitios o personas que formaron parte de nuestro pasado y construyeron cada una de nuestras historias. En una comunidad que supera los cien años de vida es ineludible pasar por el corazón, momentos que protagonizaron nuestros antepasados, creadores en muchos casos a través de su esfuerzo de las instituciones y conceptos que en la actualidad nosotros mantenemos.

Pero por encima del recuerdo surge el desafío de la continuidad. La reflexión del día del perdón no solo se enmarca en balances del pasado sino también en la permanencia de los valores y tradiciones en las generaciones que nos continuaran.

Por ello, es de señalar la participación innovadora, dinámica y conceptuosa de Ianai Canias que con tan solo doce años de edad nos deleitó con su liturgia religiosa en el templo de la calle Buenos Aires. Su presencia entusiasmó a todos los presentes que culminaron los rezos del día con un aplauso más que reconocido para la labor del promisorio joven.

El judaísmo es la retroalimentación de los valores encausados por nuestros ascendientes en la entrega permanente a nuestros descendientes. Esto es lo que asegura la continuidad de nuestra existencia y sin dudas que el actual presidente del Comité Central israelita del Uruguay, el señor Sami Canias tiene asegurada la misma en la persona del pequeño Ianai.

El viejo proverbio “la manzana no cae lejos del árbol” ayer tuvo su realización en presencia de toda la comunidad sefaradí que disfruto de su tonada y su decir. Felicitaciones a Ianai y a su querida familia

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones