Noticias

14/03/2017

PorIsrael, por: Egon Friedler

Ironías y/o Iranías en el Medio Oriente



Como es de público conocimiento, el Líbano es un país árabe independiente en el Medio Oriente. Tan independiente es que en lugar de tener un solo ejército tiene dos: Hezbollah y el ejército nacional. Últimamente han llegado buenas noticias de este último. Con la ayuda de Francia, Arabia Saudita y los Estados Unidos, el ejército nacional se ha rearmado y ahora podría ser un buen ayudante del principal ejército llamado Hezbollah, en caso de guerra con su vecino Israel.

¿Cuál es la función de Hezbollah, un ejército con soldados libaneses shiitas, pero dirigido y financiado por Irán? Su función es cumplir con la resistencia, es decir, impedir que los fantasmas de los soldados israelíes no se apoderen del país. Sin duda, los líderes iraníes de Hezbollah, auto-invitados al Líbano, preferirían que sus animosos soldados libaneses combatan contra soldados israelíes de verdad ¿Pero qué hacer si los israelíes se fueron del Líbano hace 17 años de la manera más insolente posible, es decir, por voluntad propia? Felizmente Irán y Hezbollah no se dejan vencer por este molesto inconveniente y siempre encuentran la forma de defender a su manera al Líbano provocando una saludable guerra de tanto en tanto, demostrando así al mundo su incuestionable deseo de paz. La animada guerra entre el Líbano e Israel en el año 2006, iniciada jovialmente por un amable secuestro de soldados israelíes por parte de Hezbollah, dejó un respetable saldo de muertos y de destrucción, que naturalmente dejó muy complacido al pueblo libanés, que sin embargo, no encontró la forma adecuada de agradecer los buenos servicios de Hezbollah.

Del mismo modo, los desagradecidos libaneses no supieron cómo recompensar a sus amigos, Hezbollah, Siria e Irán por el asesinato de su presidente Rafic Hariri y de otros 25 libaneses el 14 de febrero de 2005. Las Naciones Unidas incluso tuvieron el gesto de nombrar una comisión investigadora cuyos resultados se perdieron en las brumas del Medio Oriente. Pero claro, siempre hay otras urgencias, como las de la saludable rutina del asesinato mutuo en Siria, Irak, en el Yemen y en otras partes en aras del avance del Islam en el mundo. Por su parte, Hezbollah e Irán están ansiosos de plegarse a esta rutina, en aras de la llamada revolución islámica, muy ligada al retorno del salvador del Islam y del mundo.

Para ser honestos, no todos en el Líbano están muy satisfechos con esta singular fe en la resistencia y sus miles de misiles piadosamente dirigidos contra Israel. Tampoco, y esto debe ser dicho cuidadosamente y en voz baja, hay muchos entusiastas del retorno del duodécimo Imam, Muhamad al Mahdi, quien según la doctrina shiíta, desapareció en el año 869 y debe reaparecer para traer la paz islámica al mundo….eso sí, después de una alegre cadaverización adecuadamente frenética, como la que actualmente disfruta el Medio Oriente.

¿Qué hace el mundo ante esta situación? Lo que sensatamente cabía esperar: es decir, nada. Hay otras preocupaciones. Por ejemplo, los territorios ocupados. Naturalmente no los de Líbano, ni los de Irak ni los de Siria. Solo los ocupados por Israel aunque extrañamente en los dos territorios seudo-ocupados por el estado judío hay gobiernos árabes muy, pero muy independientes que hacen con sus poblaciones lo que se les antoja.

Pero naturalmente, los dos ejércitos del Líbano no les parecen nada extraño a nadie. Después de todo, es solo una iranía más de las muchas del Medio Oriente.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Últimas noticias por Categoría