Noticias

13/06/2018

Noticias de Israel- por Stephen Schecter

Israel, el interminable Caso Dreyfus






Parte uno

En 1894 Alfred Dreyfus, un oficial de artillería judío francés, fue arrestado, acusado y condenado por vender secretos militares franceses a Alemania. Fue sentenciado a cadena perpetua en la Isla del Diablo en la Guayana Francesa. En 1896, la evidencia salió a la luz que el verdadero culpable era un comandante francés llamado Ferdinand Esterhazy, pero altos oficiales militares reprimieron la evidencia y absolvieron a Esterhazy después de un juicio de dos días. El ejército francés acusó a Dreyfus de nuevos crímenes basados en documentos falsificados. La noticia del encubrimiento comenzó a extenderse, especialmente después de que Emile Zola escribiera su famosa carta, J’accuse, en un periódico de París en 1898. Todo el país estaba dividido entre los partidarios de la inocencia de Dreyfus y los que sostenían que era culpable. Un nuevo juicio en 1899 dio lugar a otra condena. Fue una condena de diez años, pero Dreyfus recibió un indulto y quedó en libertad. Finalmente, se demostró que los cargos contra Dreyfus eran fabricados y en 1906 Dreyfus fue exonerado y reincorporado como mayor en el ejército francés.

Pero el asunto, como se lo conocía, había desgarrado al país y su reincorporación hizo poco para convencer a quienes lo consideraban culpable de cambiar sus opiniones.

Marcel Proust, en su célebre novela Recuerdo de las cosas pasadas, documentó el antisemitismo que inflamó los salones de pensamiento correcto de París a lo largo de este período. Es necesario releer o leer si no se ha hecho, especialmente por aquellos que hoy se consideran miembros de las élites culturales ahora democratizadas de la sociedad occidental. Porque su antisemitismo apenas difiere del de las élites culturales francesas que nunca reconocieron la inocencia de Dreyfus, excepto que el objeto de su condena hoy no es el capitán del ejército francés judío, muerto hace mucho tiempo, sino el Estado judío de Israel.

Dreyfus nunca fue formalmente absuelto. Su perdón se usó para cerrar el asunto y poner fin a las pasiones que desgarraron a Francia en ese momento. También en ese sentido, la historia personal de Dreyfus se asemeja más a la del Estado de Israel. Vilified fue denunciado por las Naciones Unidas en su infame resolución que califica al sionismo como racismo, Israel nunca recibió una disculpa formal, a pesar de que la resolución fue rescindida. Los perpetradores de esa resolución nunca se retractaron; simplemente cambiaron su retórica anti-Israel por otros caminos, con la creciente complicidad de las llamadas elites progresistas en el mundo occidental.

El caso Dreyfus desató un torrente de antisemitismo en la sociedad francesa de la época, un antisemitismo que se demostró cuando culminó en el programa nazi pan-europeo para incinerar a su población judía. Hoy, la propia existencia de Israel ha desencadenado un torrente de virulencia antijudía cuyo desenlace final aún está por verse.

Es en ese sentido que uno simplemente puede declarar que Israel es una reencarnación del Asunto Dreyfus, pero que sigue y sigue, y que solo terminará cuando Israel, y los mismos judíos, decidan ponerle fin. Desafortunadamente, hoy en día hay demasiados judíos que se ponen del lado que vilipendia a Israel, sin siquiera la decencia de los judíos franceses de Dreyfus que simplemente mantuvieron un perfil bajo. Su excusa era muy probable que se sintieran vulnerables como minoría en un país que no era el suyo. Hoy no tienen tal excusa. Israel existe como un Estado judío. Al trabajar para destruirlo, sin embargo, estos judíos de los últimos días reproducirán la impotencia de sus correligionarios franceses de hace cien años, y así legarán a la historia la irónica nota al pie de página de la complicidad judía en su propia muerte.

Herzl vio todo esto en 1894. Atendiendo a la degradación del capitán Dreyfus, sabía que Dreyfus era incapaz de traicionar a Francia. Pero también escuchó los gritos de “¡Muerte a los judíos!” En las calles de París y se conmovió profundamente. Su consternación llevó a la publicación de su ensayo, The Jewish State, en el que pedía el establecimiento de un Estado judío reconocido en el derecho público, al cual los judíos europeos podían emigrar libremente.

Fue burlado por sus ideas, especialmente por el medio intelectual de Viena en el que era conocido. Los editores judíos de Neue Freie Presse, para los cuales escribió, incluso cambiaron su despacho, reemplazando la llamada “¡Muerte a los judíos!” Con “¡Muerte a los traidores!”. Ya los judíos de Europa occidental de cuyas filas salió Herzl optaban por las migajas de la tolerancia de los gentiles y depositaban su fe en la modernidad europea, que sería su ruina.

Los judíos de Europa del Este, por otro lado, acudieron en masa a la bandera de Herzl y se unieron en masa a su incipiente movimiento sionista, ya sea que leyeran su panfleto o no. Herzl estaba desconcertado por su entusiasmo y orgullo de ser judío, tan diferente de las vacilaciones de sus hermanos de Europa occidental. Lo infectó hasta el punto de que abandonó el árbol de Navidad que había estado en su casa cada diciembre y comenzó a celebrar Hannukah.

Herzl concibió un Estado judío en lo que entonces se conocía como Palestina que habría sido reconocido por todas las principales potencias europeas. El éxodo de Europa habría sido metódico y organizado, a diferencia del éxodo de Egipto; esta vez, dijo, los judíos no dejarían atrás las ollas de carne, sino que los llevarían consigo. El país que él concibió sería moderno, científico, cosmopolita y multicultural, como nos gusta decir hoy. De hecho, después de que el primer Congreso Sionista en Basilea en 1897 llegó a su fin, Herzl escribió que en cincuenta años el Estado judío llegaría a existir. Cincuenta años después lo hizo, pero su existencia no ha resuelto la cuestión judía.

Tras emitir la Declaración Balfour en 1917, el gobierno británico hizo todo lo posible para negarla en los siguientes treinta años, incluida la ayuda y la complicidad de los estados árabes y los líderes de la comunidad árabe en Palestina cuando declararon la guerra al naciente Estado judío. Para sorpresa de los diplomáticos del mundo occidental, y para sorpresa de la Liga Árabe cuyo director había predicho una masacre de judíos que haría que el asesinato asesinado por las Cruzadas palideciera en comparación, Israel salió de su Guerra de la Independencia victorioso.

Los árabes no se dieron por vencidos, enviando merodeadores por la frontera israelí para causar tantos estragos como pudieron, y terminando en 1956 con la nacionalización del Canal de Suez que llevó a Israel, Gran Bretaña y Francia a devolver el golpe. Los tres llegaron al Canal de Suez en muy poco tiempo, pero la Administración Eisenhower los obligó a retirarse. La siguiente ronda se produjo en junio de 1967, cuando Nasser de Egipto convocó a Siria y Jordania a su causa, amenazando a Israel con la aniquilación. Una vez más, los israelíes contraatacaron y obtuvieron una victoria abrumadora cuando la mayoría de los observadores temieron por la destrucción del país. Una vez que el polvo se asentó, Israel se encontró en posesión de Jerusalén, los Altos del Golán, Judea, Samaria y Gaza.

Pero ahora que la integridad de Israel estaba asegurada, el mundo árabe se volvió aún más antisemita. Sus clases intelectuales, aunque pequeñas, lideraron la lucha para inculcar entre sus masas el odio más rabioso antijudío y antiisraelí. En Europa, el sentimiento ya no se alineó con el acosado Israel, sino con los nuevos marginados, ahora transformados en palestinos.

Francia bajo De Gaulle fue la primera en volverse contra los judíos, y poco a poco el resto de Europa hizo lo mismo. La Organización para la Liberación de Palestina, fundada en 1964 con una declaración de su líder de que Israel no era más que el sur de Siria, encabezó el grito de batalla de ninguna negociación ni reconocimiento de Israel. En su lugar, recurrieron al secuestro de aviones y barcos, el asesinato de atletas israelíes en los Juegos Olímpicos y los continuos ataques terroristas contra civiles israelíes.

Nada de eso molestaba a las élites culturales occidentales. Tampoco la declaración de las Naciones Unidas equiparó el sionismo con el racismo. La difícil situación de los palestinos se convirtió en una industria artesanal entre los diplomáticos occidentales y sus gobiernos, que financiaron las agencias de la ONU que avivaron el resentimiento árabe y lo mantuvieron vivo.

En 1993 el gobierno israelí firmó los acuerdos de Oslo, llevando a la OLP, que había sido expulsada de un país árabe tras otro por sus nefastas actividades que ponían en peligro a los gobiernos de sus anfitriones, de vuelta a Judea, Samaria y Gaza, otorgándoles autonomía a cambio del promesa de un arreglo final de la disputa de larga data entre los judíos y los árabes del Mandato Británico. Esto, por desgracia, no iba a suceder.

Apenas la OLP se instaló en el corazón del antiguo Israel, comenzaron sus ataques terroristas contra Israel con renovado vigor. Arafat, el líder de la OLP, explicó que no tenía ningún uso para los judíos y desató a sus matones en ciudades y pueblos israelíes después de que rechazó los intentos de mediación del Presidente Clinton en Camp David en 2000. Israel se vio obligado a responder para proteger a sus ciudadanos de ser masacrados. Su respuesta fue recibida con denuncias de todos y cada uno, especialmente entre las elites intelectuales occidentales, que comenzaron a dar una conferencia a Israel sobre su necesidad de mostrar moderación frente a la hostilidad genocida desatada contra ella. Desde 2000, poco ha cambiado esta dinámica.

La OLP instaló un régimen totalitario de gánsteres y fanáticos religiosos en las áreas donde tenía autonomía, y eventualmente se dividió en facciones rivales de Fatah y Hamas, el primero retuvo el control sobre Judea y Samaria, el último sobre Gaza. Todos todavía hablan de la solución de dos estados como el camino inevitable y único hacia la paz, pero la Autoridad Palestina, el llamado gobierno responsable del territorio que se le otorgó a la OLP, no ha sido más que implacable en sus objetivos de liquidar al Estado judío.

La segunda parte

Uno podría enumerar la letanía de sus quejas y demandas, como si eso hiciera alguna diferencia en la forma en que las elites occidentales, los gobiernos y los intelectuales, perciben los conflictos juntos.

Los autoproclamados palestinos saquean y asesinan.

Acusan falsamente a los judíos de profanar sus lugares santos y de matar deliberadamente a sus hijos.

Orgullosamente anuncian que, si alguna vez consiguen un estado propio, a ningún judío se le permitirá vivir allí.

Incluso ahora matan a cualquier árabe que vende propiedades a los judíos cuando pueden ponerle las manos encima. Si alguien se hiciera ilusiones sobre lo que harían si consiguieran ponerle las manos encima a un estado, esa persona no tiene más que mirar a la Siria contemporánea, donde Bashar Assad no ha tenido reparos en matar a cientos de miles de habitantes de su propio país. Por supuesto, él no los reconoce como conciudadanos porque pertenecen a una tribu fuera de su propia red de clanes Alawite. Incluso ha asesinado a miles de palestinos, pero en ese pequeño tema, el mundo también guarda silencio.

¿Cuándo habla? Cuando los musulmanes árabes bajo el control de la Autoridad Palestina son incitados a marchar sobre Israel, como sucedió recientemente en la frontera de Gaza, decididos a cortar la valla, cruzar la frontera y asesinar a tantos judíos como puedan, y reclamar hogares que no lo hacen pertenecen a ellos.

Menos de quinientos refugiados permanecen de la guerra de 1948, pero el mundo occidental ha permitido que la cantidad de “refugiados palestinos” aumente a más de cinco millones. Ese mismo mundo occidental olvida que el mundo musulmán árabe expulsó a más de 850,000 judíos de sus tierras después del nacimiento del Estado de Israel, la gran mayoría de los cuales Israel absorbió a su propio costo.

No tiene sentido revisar todos los detalles sórdidos del trato que Occidente le dio a Israel durante los últimos veinticinco años. Los últimos incidentes en Gaza contienen la mayoría de los elementos, mejor ejemplificados por la cobertura de los principales eventos de la cadena de televisión estadounidense. Una periodista vestida con un hijab repitió que decenas de miles de habitantes de Gaza estaban simplemente de picnic cuando las fuerzas israelíes les dispararon.

No se mencionó que estos habitantes de Gaza habían sido movilizados por Hamas y enviados allí con papalotes a los que se les añadieron cuchillos y cócteles molotov, y luego trataron de sobrevolar la frontera israelí hasta llegar a los asentamientos judíos para hacer tanto daño como pudieran. Tampoco se mencionaron personas que se acercaron a la valla con cortadores de alambre para poder ingresar ilegalmente a Israel o rocas y bombas incendiarias que arrojaron contra los soldados israelíes. En cambio, toda la situación fue descrita como una protesta pacífica con el aire festivo de un picnic, al cual los padres llevaron a sus hijos antes de enviarlos a la batalla.

Que los padres normales no traigan a sus hijos a un picnic en el medio de una zona de batalla ni siquiera se planteó como una posibilidad. En cambio, se describió a las personas reunidas en la frontera como motivadas por la desesperanza porque el presidente Trump había trasladado la embajada estadounidense a Jerusalén. Implícito en los planos que acompañan el informe, contrastando la contención israelí de la amenaza a su frontera con la ceremonia que marcó la apertura de la embajada, estaba el mensaje de que el ataque masivo en la frontera de Israel y las bajas resultantes eran culpa de la despiadada política y complicidad estadounidense.

La reportera, por supuesto, no sabía nada de la historia del conflicto árabe-israelí. Ella no sabía nada de la historia del sionismo ni de la respuesta árabe palestina. Ella no sabía nada de la naturaleza de la sociedad árabe musulmana en Judea, Samaria y Gaza. Todo lo que sabía era que había soldados y civiles armados de manera laxa, y por ese contraste sabía quiénes eran los buenos y quiénes eran los malos. En ese análisis simplista, fue apoyada por la historia del New York Times y las reacciones instintivas de los expertos que comparten gran parte de lo que sucede como periodismo en los medios de comunicación.

El mundo está dividido en poderosos e impotentes, ricos y pobres, opresores y víctimas, y eso es suficiente para explicar cómo y por qué las personas actúan como lo hacen. No es necesario observar los factores endógenos en el trabajo en un grupo o sociedad determinados para explicar su conducta. Todas las explicaciones se encuentran en un entorno más amplio que les hace actuar como lo hacen. Que esto es una mala psicología y una mala sociología es inmaterial, porque eso es lo que este reportero y todos sus colegas, más allá de su red y profesión, aprenden en las aulas de las universidades occidentales. Enseñados para ser estúpidos, luego salen al mundo donde también se vuelven ciegos y perezosos, contentos de confiar en este boceto en miniatura de cómo funciona el mundo en lugar de hacer el trabajo necesario para descubrir los hechos, el pasado y el presente.

Que ellos son parte de la máquina opresora que están tan ansiosos por denunciar, no obstante los elude. En su lugar, se sienten superiores a todos aquellos que califican a los campesinos sureños que aún pueden distinguir entre matones y personas decentes, y saben que cuando las personas atacan su frontera y amenazan con invadir su país, es hora de defenderlo con todo lo que tienen.

Oh, sí, este mismo periodista logró expresar su voz de que Israel estaba llevando a cabo un bloqueo contra Gaza, omitiendo mencionar que Israel, a diferencia de Egipto, que también comparte una frontera con Gaza, permite que miles de toneladas de alimentos y suministros pasen dentro y fuera de Gaza diariamente. También olvidó mencionar que Israel suministra electricidad a Gaza a pesar de que Gaza promete diariamente destruir el Estado judío. Uno podría continuar, pero es innecesario y verdaderamente sin esperanza. Desde su renacimiento como nación, Israel ha sido objeto de vilipendios y mentiras. Estos son más frecuentes y siguen hasta la saciedad. Todos los hechos contrarios son reprimidos o negados, del mismo modo que los hechos del caso Dreyfus fueron suprimidos o negados, convirtiendo a Israel en la personificación contemporánea del propio capitán Dreyfus. E incluso más que en el caso de Dreyfus, no tiene sentido intentar argumentar lo contrario. Como solía decir mi teórico sociológico favorito, las personas no pueden ver lo que no pueden ver. El resultado, sin embargo, es que no hay nada que Israel pueda hacer o decir que cambie las mentes de las élites occidentales cuando se trata de su actitud hacia el estado judío, a menos que, por supuesto, Israel acepte cometer un suicidio nacional. Sin duda, eso es lo que el actual primer ministro canadiense y sus homólogos en la Unión Europea preferirían, ya que continúan financiando las agencias de la ONU que avivan las llamas del irredentismo palestino y apoyan la combinación letal de ideología y terror que conforma la forma palestina de vida. A lo que, por supuesto, agregan sus llamadas para investigaciones de acciones militares israelíes cada vez que Israel responde a los ataques en su territorio.

Israel, sin embargo, puede poner fin a este asunto pendiente de Dreyfus al eliminar este conflicto de una vez por todas de nuestras pantallas de televisión nocturnas. En lugar de responder a las acusaciones infundadas de que utiliza una fuerza desproporcionada para lidiar con los ataques de inspiración genocida disfrazados de protestas de sus vecinos árabes musulmanes, Israel debería enviar sus fuerzas armadas, primero a Judea y Samaria y luego a Gaza, eliminar a los cuadros del entidades terroristas que tiránicamente gobiernan estas áreas, y declaran estos territorios como parte de Israel.

Tomando una página del libro de Kuwait para tratar con una población que busca su destrucción, Israel debe hacer que las vidas de los musulmanes árabes que viven allí sean tan miserables que elegirán mudarse a otro lugar. Como no hay forma de que Israel pueda contener una población de un tamaño significativo que está comprometida con su destrucción, esta sería la solución más humana y elegante para el callejón sin salida. La así llamada sociedad palestina ha estado tan impregnada de sed de sangre por los judíos y su país que está más allá de la redención. Los habitantes de esa sociedad también pueden estar más allá de la redención, pero esa es otra pregunta y esa gente tendrá que responder a tiempo por ello.

Si Israel hiciera eso, entonces la profecía bíblica de que los hebreos podrían sentarse pacíficamente en su tierra una vez que los israelitas de la antigüedad la conquistaran y expulsaran a los idólatras, finalmente llegaría a buen término.

Esto no era lo que Herzl había imaginado, pero Herzl todavía creía en los valores liberales que inspiraron a la Europa de su tiempo. Esos valores liberales están casi muertos. Las personas que piensan que los encarnan han abandonado toda defensa del liberalismo. Preferirían ser progresistas, una causa en cuyo nombre nos llevarían a todos a la ruina. Afortunadamente para él, Herzl no vivió para ver cómo se traicionó el liberalismo y cómo los judíos pagaron el precio más alto por esa traición. Tampoco tiene que escuchar la forma en que el mundo occidental ha recurrido a Israel y los judíos, algunos incluso llegan a afirmar que Israel no es diferente de la Alemania nazi, comparando a Judea, Samaria y Gaza con los campos de concentración, esta última difamación fue la más escandalosa en una lista larga y despreciable que no muestra signos de disminuir.

Es hora de reconocer lo que Jabotinsky, ese seguidor renegado de Herzl que vio claramente lo que había que hacer para realizar el sueño sionista ya en 1920, abogado durante mucho tiempo y sabiamente así, aunque él también, afortunadamente, no llegó a ver el horror de la destrucción de los judíos europeos contra los que advirtió. Jabotinsky entendió que los árabes y los musulmanes odian tanto la idea de un estado judío que solo una fuerza abrumadora les dejaría en claro que tienen que abandonar todas las ideas de destruirlo. Como Israel no puede tolerar un estado disfuncional, tiránico y genocida en su frontera a veinte kilómetros de su principal aeropuerto, las implicaciones de la estrategia de Jabotinsky son claras para cualquier persona con un cerebro en la cabeza.

Sin embargo, las personas que deben convencerse de su valor no son los gentiles que desean un daño a Israel, sino los judíos que necesitan garantizar la supervivencia de Israel. Los judíos, en resumen, deben dejar de hablar sobre la solución de dos estados y poner sus energías a trabajar para anexar Judea, Samaria y Gaza y extender la soberanía israelí sobre la Tierra Prometida. Nada menos que eso protegerá a Israel. Nada menos que eso asegurará que los judíos ya no sean asesinados por vivir en su propia tierra.

Israel no será menos bueno por hacer eso. Tampoco será menos democrático. Pero finalmente será el Estado judío del pueblo judío. Y lo que Herzl vio como la única solución realista a la cuestión judía, cuando estalló el caso Dreyfus en la escena hace más de cien años, finalmente se producirá. Al hacerlo, también pondrá fin a este asunto interminable del Dreyfus de nuestro tiempo, a saber, la legitimidad del propio Estado judío.

Tal vez también ponga fin a la esquizofrenia milenaria del pueblo judío, quien poco después de aceptar el pacto en el Sinaí comenzó a bailar alrededor del becerro fundido que fabricaron y aclamaron como el dios que los sacó de Egipto. Finalmente, firmarán para ser una nación soberana en su tierra soberana, e incluso sus amigos antisemitas lo aceptarán.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones