Noticias

23/02/2018

El País España, por Amir Cohen (Reuters)

Israel y Egipto: a 40 años de Paz, consolidan su alianza




La diplomacia del gas vuelve agitar Oriente Próximo. Una compañía distribuidora de Egipto ha suscrito un contrato por importe de 15.000 millones de dólares (unos 12.000 millones de euros) para recibir gas procedente de Israel. Las empresas Delek (israelí) y Noble (estadounidense) que explotan conjuntamente los yacimientos israelíes en el Mediterráneo Tamar y Leviathan anunciaron este lunes el acuerdo con la compañía privada egipcia Dolphinus para el suministro de 64.000 millones de metros cúbicos durante 10 años.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dio la bienvenida un “acuerdo histórico” que “fortalece la seguridad, la economía y las relaciones regionales”. El ministro de Energía, Yuval Steinitz, calificó el contrato de suministro de gas como el más importante entre Israel y Egipto desde el tratado de paz suscrito por ambos países en 1979.

Las compañías que explotan los yacimientos gasísticos en aguas territoriales israelíes no han confirmado cuándo se pondrá en marcha el contrato de suministro. Antes tienen que decidir si van a utilizar un antiguo gasoducto construido por la empresa East Mediterranean Gas para enviar gas desde Egipto a Israel. El suministro en esa dirección quedó interrumpido por los atentados y sabotajes contra la conducción a su paso por la península del Sinaí. Como alternativa, se plantea enviar el gas a través de Jordania mediante un nuevo gasoducto. La empresa pública jordana National Electrical Power firmó en septiembre de 2016 un convenio con el consorcio concesionario de los yacimientos para recibir gas israelí por un periodo de 15 años y un monto de 10.000 millones de dólares, informa Efe.

Un responsable del Gobierno de El Cairo declaró a la agencia Reuters que el acuerdo anunciado este lunes no implica al Estado egipcio. “Las compañías privadas internacionales pueden importar gas del exterior en función de sus propias necesidades, así como someterlo a un proceso de licuefacción para reexportarlo”, precisó. “Este es el primer acuerdo de un serie”, adelantó Yossi Abu, consejero delegado de Delek. Junto con sus socios tejanos de Noble está firma israelí está ultimando un contrato de exportación de gas licuado a través de una planta de la petrolera Shell en Egipto.

El ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Sameh Shoukry, visitó la semana pasada en Madrid al jefe de la diplomacia española, Alfonso Dastis, para analizar una próxima solución negociada para la planta de licuefacción de gas de Damietta, copropiedad de la compañía española Gas Natural Fenosa y de la italiana ENI. Situadas en la costa mediterránea de Egipto, sus instalaciones llevan más de cinco años paralizadas por el corte unilateral de suministro decretado por las autoridades egipcias tras la primavera árabe. Unión Fenosa Gas, que invirtió 1.200 millones de euros en la planta de Daimetta, ha tenido que destinar elevadas provisiones cada ejercicio para cubrir el deterioro accionarial de la compañía.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones