Noticias

23/10/2020

Ynet Español- por Shira Habnau (JTA) - Adaptado por Leandro Fleischer

La mujer judía iraní que busca ser fiscal de distrito de Manhattan








Está consternada por la división que afirma está produciendo el presidente Trump y ve una obligación moral judía en ayudar a las personas que quieren emigrar a Estados Unidos. Hizo su tesis en la universidad sobre literatura judía en países árabes, y todavía está tratando de comprender qué significa ser israelí. Entrevista especial a Tali Farhadian Weinstein.

Tali Farhadian Weinstein, de 44 años, ex fiscal general de la Oficina del Fiscal de Distrito de Brooklyn, es una de los nueve candidatos que buscan uno de los puestos más codiciados e influyentes en el sistema de Justicia de EE. UU.

Según la candidata judía, ella está lista para luchar en todos los frentes, precisamente en un momento en que Nueva York registra un aumento de tiroteos e incidentes antisemitas, y en una era en la que el gobierno federal está tratando de eludir a las autoridades locales y enviar fuerzas a la ciudad.

"El hecho de que yo fuera inmigrante influyó en mi decisión", admite. Y agrega: "Es una mirada que te acompañará para siempre y, en mi caso, me ayuda a hacer el trabajo porque me genera cierto grado de empatía".

Farhadian Weinstein, que emigró de Irán cuando era niña después de la Revolución Islámica en su país natal, se describe a sí misma como una fiscal progresista.

"La experiencia colectiva de ser vulnerable, como llegar a Estados Unidos con el deseo de ser libre y vivir en seguridad, y comprender personal y profundamente el significado de anhelar esto, son exactamente las cosas que se supone debemos brindar en un trabajo como el mío, es decir, derechos como la justicia y la seguridad. Estamos hablando de inmigrantes que vienen aquí desde Centroamérica y Sudamérica, que ahora están esperando dentro de nuestras fronteras. En ellos me veo a mí misma", explica.

“El arresto es el último recurso”

Farhadian Weinstein se postula después de pasar por varias estaciones en su vida: nació en Teherán, Irán, emigró desde allí a Estados Unidos con sus padres a la edad de cuatros años después de la Revolución Islámica, luego se trasladó a Israel y más tarde llegó a Nueva York, donde ahora vive con su esposo, Boaz Weinstein y sus tres hijos. Su currículum incluye la obtención de la prestigiosa beca Rhodes y una pasantía en la Corte Suprema con la jueza Sandra Day O'Connor.

La candidata critica duramente la intención de la administración Trump de enviar fuerzas federales a Nueva York y busca que la resolución quede en manos del gobierno local. "Debemos rechazar la idea de que el gobierno federal sea responsable de la Justicia en lugar del gobierno estatal o local. Especialmente ahora, en momentos que la gente no confía en el sistema de justicia y no hay suficiente transparencia y rendición de cuentas cuando la policía infringe la ley, este enfoque sólo exacerba esos problemas. No es bueno para la seguridad cuando la gente no confía en las fuerzas del orden", advierte.

"Debe entenderse que el arresto es el último recurso y sólo debe utilizarse cuando contribuya a la seguridad pública", continúa Farhidan Weinstein, quien se autodenomina una fiscal "progresista", "que se ocupa de casos que no promueven la seguridad pública y que, en cambio, pueden perpetuar la injusticia, como las diferencias raciales o la incriminación excesiva de los pobres. Estos son asuntos que debemos detener”, afirma.

Sugiere, en cambio, "utilizar los recursos que tenemos a nuestra disposición para tratar temas importantes y proteger a las personas vulnerables. Esa es la razón por la que decidimos dedicarnos a esta profesión desde un principio".

Abordar el asunto del antisemitismo a través de la educación

Farhadian Weinstein explica que la forma de lidiar con el alarmante aumento del antisemitismo en la ciudad de Nueva York y en todo el Estado es mediante una estricta aplicación de la ley, pero también mediante el tratamiento puntual de los perpetradores de los ataques. "Tenemos una ley de crímenes de odio y la haré cumplir enérgicamente. Fui miembro del Grupo de Trabajo del Estado de Nueva York sobre Terrorismo y Crímenes de Odio. Pensamos mucho en ello, porque en el último año ha habido un aumento alarmante del antisemitismo".

Explica que "la ley permite, además de la aplicación del castigo correspondiente, la obligación de participar en programas educativos, y esto es algo que debemos examinar con más profundidad, porque el delito debe ser abordado cuando ocurre, y entender la razón por la que se lleva a cabo, por qué sucede y por qué la gente odia tanto".

Farhadian Weinstein sostiene además que "debemos atacar el tema desde ambas ángulos. Las oficinas del fiscal de distrito tradicionalmente han jugado un papel importante en este tema, y eso está muy bien en mi opinión. Hay que salir y reunirse con las comunidades y hablar con ellas sobre la ley y las razones detrás de ella".

- ¿Qué piensas cuando escuchas a Donald Trump hablar negativamente sobre inmigración e Irán, dos asuntos diferentes que conoces personalmente, pero a un nivel diferente?

- Estoy consternada por casi todo lo que dice, por el fomento del odio y por los intentos de división. Creo que las características comunes de las que hablé son muy diferentes a la forma en que Trump describió a la unión de Estados Unidos y a devolverle su 'grandeza' al país. Creo que los judíos entendemos que en algún momento todos fuimos extraños en una tierra extranjera, e incluso cuando ya no lo eres, como yo, nuestra tradición nos instruye a recordar esto. Esta es la fuente de la empatía y, en última instancia, de la justicia.

“Paso mucho tiempo en Israel”

Farhadian Weinstein señala que tiene una fuerte conexión con Israel. "Llevé a mis hijas a Israel tres veces y pasé mucho tiempo allí durante la escuela secundaria cuando participé en el programa de mi colega Bronfman, que forma líderes jóvenes. Muchos judíos iraníes llegaron a Israel en varias etapas y se quedaron allí, razón por la cual también tengo muchos parientes en el país.

La candidata indica que se esfuerza por comprender el tejido de la población israelí: "Intento comprender el mundo de los judíos ashkenazíes y mizrahíes. Estudié árabe durante un tiempo e hice mi tesis en Oxford sobre cierta corriente de la literatura israelí, la que corresponde a los judíos del mundo árabe.

"Lo que me interesa de este género de literatura es la política. Describen historias de diferentes fuentes y diversas experiencias de lo que significa ser israelí".

Secciones