Noticias

10/11/2017

Clarín

Queja argentina ante el Líbano por el viaje de un acusado iraní por el atentado a la AMIA






El Gobierno se quejó al Líbano porque el ex canciller iraní Ali Akbar Velayati -quien tiene una orden de detención internacional de la Justicia argentina por el atentado contra la AMIA- viajó el fin de semana pasado a ese país sin ser detenido. Velayati ya había entrado y salido de Singapur y Malasia en julio del 2016 sin ningún problema, reveló Clarín el año pasado.

El viernes, en cuanto Cancillería tomó conocimiento que Velayati estaba en Líbano, a través de la Embajada argentina en Beirut expresó su "preocupación a la Cancillería libanesa", revelaron a Clarín fuentes oficiales. El embajador argentino Ricardo Larriera le recordó al interlocutor de la cancillería libanesa que había "un pedido de captura internacional contra Velayati por ser uno de los autores intelectuales del atentado a la AMIA". Además, le solicitó "máxima colaboración para impedir que Velayati dejara el Líbano mientras se recibía el pedido de detención del juez argentino". Posteriormente, se recibió del Juzgado de Canicoba Corral el pedido de detención de Velayati con miras a su extradición a Argentina, pero el ex cancillería iraní ya se había ido del Lïbano. El pedido judicial también se hizo llegar el viernes a la Cancillería libanesa, contaron las fuentes.

Para fuentes del gobierno los viajes de Velayati sería un ejemplo de cómo se flexibilizaron las alertas rojas y pedidos de detención de los 8 iraníes acusados de ser los autores intelectuales del ataque a la mutual judía en 1994, tras la firma del memorándum de entendimiento con Irán del 2013.

Mientras se conocen la noticia de estos viajes de Velayati, el juez federal Claudio Bonadio decidirá en los próximos días si procesa a la ex presidenta Cristina Kirchner, al ex canciller Héctor Timerman y al piquetero K Luis D'Elía, entre otros, por encubrimiento a favor de Irán en la causa AMIA según la denuncia del ex fiscal Alberto Nisman. Si bien, Velayati no está entre los cinco que tiene alertas rojas de Interpol -es decir una orden más grave-, se encuentra incluío entre los ocho a los cuales el juez federal Rodolfo Canicoba Corral pidió su captura internacional.

Velayati tiene actualmente mucho poder en Irán y el Líbano. El primer ministro del Líbano, Saad Hariri, dimitió el sábado en un discurso televisado desde Arabia Saudita, luego de denunciar que se preparaba un atentado contra su vida y criticó la injerencia de Irán en su país y en el mundo árabe. La renuncia de Hariri se produjo un día después de que recibiera en Beirut a Velayati, asesor del líder supremo de Irán, Alí Jamenei. Al terminar la reunión, Velayati declaró que Teherán "sostiene y protege la independencia, la fuerza y el gobierno del Líbano".

Hariri, quien ocupaba el cargo desde el pasado diciembre, aseguró que el Líbano vive un clima "similar" al de 2005 en los días previos al asesinato de su padre, el entonces primer ministro Rafic Hariri, quien murió en un atentado por el que están siendo juzgados cinco miembros del grupo shiíta Hezbollahen el Tribunal Especial para el Líbano. Precisamente, la Jihad Islámica del Hezbollah está acusada de ser la autora material del atentado terrorista contra la AMIA que en 1994 dejó 85 muertos.

"Sé que se está confabulando en secreto contra mi vida", dijo Hariri, de 47 años, en el discurso que emitió la cadena de televisión Al Arabiya, sin aclarar quién está detrás de esa supuesta conspiración.

En su mensaje de renuncia, el primer ministro fue muy crítico con Hezbollah, formación a la que acusó de hacerse valer de sus armas para imponer su política en el Líbano y en Siria, donde el grupo shiíta apoya militarmente al presidente Bashar al Asad. Hariri también criticó con dureza a Irán por su "injerencia" en la política libanesa, donde apadrina a Hezbolah y toda la región árabe y auguró que los libaneses conseguirán "vencer el tutelaje interno y externo" con la fuerza de su "determinación".

El julio del año pasado, enterado de que Velayati iba a salir de Irán, el juez Canicoba Corrral emitió a Singapur y Malasia órdenes de detención y un pedido de extradición de Velayati a la Argentina para ser interrogado como presunto autor intelectual del ataque que en 1994 dejó 85 muertos.

El hecho de que Velayati no está dentro de las alertas rojas impide cualquier detención automática por parte de Interpol y a su vez con Singapur y Malasia –en el primero ni siquiera hay embajadas- no hay tratados de extradición. Pedidos como el que hizo Canicoba Corral salen de aquí y entran en los destinos por las respectivas cancillerías hasta llegar a la Justicia y ser cumplidos. Igual, el accionar de Interpol y del gobierno de Evo Morales se puso en dudas cuando el ex ministro de Defensa de Mahmud Ahmadinejad estuvo en Bolivia antes del 2015. Ahmad Vahidi sí tiene alerta roja.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 13/12/2017 - Jabad Encendido público Horario a confirmar
  • 14/12/2017 - NCI Januca leieladim
  • 17/12/2017 - NCI Lunes de coro y la Compañía musical Cielo y Tierra

Últimas noticias por Categoría