Noticias

24/04/2019

Noticias de Israel- por Jonathan S. Tobin

Quien se negó no fue Israel






Israel no fue quién negó a los palestinos un estado independiente.

Según el New York Times, la reelección del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha dejado a las familias palestinas “sin luz al final del túnel”.

Un artículo publicado en la portada del periódico, el lunes, se centró en la desesperación que sienten las familias palestinas por el actual estancamiento en el proceso de paz. Saben que la Autoridad Palestina que gobierna sus ciudades, pueblos y aldeas es horriblemente corrupta e incapaz de alcanzar un acuerdo de paz con Israel. Y entienden que los israelíes no tienen más fe en las perspectivas de paz que ellos.

La pieza muestra que algunos palestinos están reconsiderando la ideología que ha alimentado una guerra de un siglo contra el sionismo. Pero no mencionan un hecho básico que define la situación actual: el liderazgo palestino ha rechazado repetidamente los compromisos que les habrían dado la condición de Estado que dicen querer. Es interesante que en ninguna parte del artículo de 1.000 palabras The New York Times tome nota de este hecho.

Esta omisión dice mucho sobre la ignorancia y la naturaleza obtusa de las críticas a Israel que emanan del periódico, sino también sobre las clases de charlatanes y el establecimiento de la política exterior que inspiran en el Medio Oriente desde sus páginas.

Los árabes que viven en Judea y Samaria tienen buenas razones para desconfiar de sus líderes actuales. En algunos momentos de rara claridad sobre la situación que se menciona solo de pasada, algunas de las fuentes de la pieza admiten que la vida fue mejor para ellos antes del proceso de paz de Oslo que creó la Autoridad Palestina.

Desde que asumió el poder en los territorios en 1995, la Autoridad Palestina ha gobernado de manera autónoma y tiránica a los residentes árabes de Judea y Samaria de manera tal de aplastar puntos de vista disidentes. Como lo expresó Dina Teeti, una palestina que asistió a la escuela secundaria y la universidad en los Estados Unidos, la Autoridad Palestina enseñó a la gente a “no cuestionar cosas”. Ella solo aprendió el pensamiento crítico en sus estudios en el extranjero.

Otros señalaron que los controles de seguridad y la barrera de separación no existían antes de Oslo, por lo que antes tenían mucha más libertad de movimiento. No se menciona en la pieza por qué existen esos puntos de control y la cerca. Solo se hicieron necesarios por las oleadas de violencia infligidas a los israelíes por los ataques terroristas palestinos que tuvieron lugar después de que Israel cediera el control de Judea, Samaria y la Franja de Gaza a la Organización de Liberación de Palestina, no antes.

Pero a medida que los palestinos reflexionan sobre las opciones que se les ofrecen, hay varias otras cosas que faltan en este análisis de su situación.

El primer problema es la caracterización de la política de Netanyahu de aplicar la ley israelí a los poblados para privarlos de tierras para un Estado. Eso no es verdad. Dejaría a los palestinos la mayor parte de Judea, Samaria y Gaza, incluso todos los poblados, en lugar de solo los bloques alrededor de la frontera y Jerusalem, se dejarán en su lugar.

Más importante, sin embargo, es lo que se omitió por completo en el artículo. Se dejó de mencionar el hecho de que, a lo largo de la historia del conflicto, incluida la era anterior a que Judea y Samaria quedara bajo el control israelí en 1967 o el nacimiento del Estado de Israel en 1948, los árabes palestinos han rechazado repetidamente cualquier compromiso que pudiera tolerar un Estado judío de cualquier tipo, incluso si tal compromiso también significara un estado independiente para ellos.

Varias propuestas para la partición del Mandato Británico para Palestina fueron presentadas durante esa era, y cada una fue rechazada tanto por el liderazgo árabe local como por el resto del mundo musulmán. Eso incluía el plan de partición de la ONU de 1947 que proponía dos Estados, incluido uno diminuto Estado judío que no incluía ninguna parte de Jerusalem. En su lugar, eligieron una guerra que llevó a cientos de miles de árabes a huir de sus hogares con la vana esperanza de que volverían una vez que los judíos fueran expulsados.

Tampoco hubo mucho ruido sobre la creación de un Estado palestino independiente desde 1949 hasta 1967, cuando Egipto controló Gaza y Jordania ocupó ilegalmente Judea, Samaria y la Ciudad Vieja de Jerusalem.

Pero si eso es todavía demasiada historia antigua para los palestinos, o los reporteros y editores del Times, ¿cómo es que los eventos de los últimos 20 años escaparon a su atención?

El ex primer ministro Ehud Barak y el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, ofrecieron al presidente de la Autoridad Palestina, Yasser Arafat, un Estado palestino independiente en Gaza, casi toda Judea y Samaria, y una parte de Jerusalem en los acuerdos de Camp David en 2000. Dijo que no a esa oferta y a una aún más generosa, respondiendo con una guerra terrorista de desgaste conocida como la Segunda Intifada. El sucesor de Arafat, Mahmoud Abbas, rechazó un acuerdo aún más dulce en 2008, y se negó a negociar seriamente la estadidad durante los ocho años en que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, golpeó a Israel e inclinó el terreno de juego diplomático en la dirección de los palestinos.

s alentador que al menos algunos palestinos estén dispuestos a ser citados como que quieren “elegir la paz”. Pero hacerlo requiere más que reconocer la verdad sobre la bancarrota moral de la Autoridad Palestina gobernada por Fatah o los islamistas de Hamas que gobiernan Gaza. Requiere la disposición de admitir la legitimidad de un Estado judío y renunciar a un sentido de identidad nacional que, hasta la fecha, ha estado ligado de manera inextricable a una guerra de un siglo contra el sionismo y los judíos.

Los palestinos deben aceptar que Israel nunca será conquistado por el terrorismo o la diplomacia, y que una solución de un solo Estado en la que podrían esperar transformarla en otro Estado de mayoría árabe no es una alternativa. También deben aceptar que no habrá desalojo en masa de cientos de miles de judíos de Jerusalem o de los poblados. Si tuvieran que hacer eso, entonces el Estado palestino podría ser posible. Sin embargo, si no pueden cambiar a sus líderes o las políticas que los han dejado en este estado actual de limbo, entonces no tienen a quién culpar sino a ellos mismos, además de un establecimiento de política exterior internacional que está igualmente dispuesto a ignorar hechos históricos como el New York Times.

Secciones