Noticias

08/11/2018

Enlace Judío México- por Perla Schwartz

Reconocimiento póstumo de la obra de Walter Benjamin






Tras una existencia llena de pesares, donde confluyeron el ostracismo intelectual, el legado del pensador judeo-alemán, Walter Benjamin (1892-1940), ha sido reconocido de manera póstuma con la edición de diversos de sus escritos y algunas reseñas que explican una obra que es luminosa y oscura al mismo tiempo.

Despreciado por las instituciones alemanas y no aceptado en las élites parisinas, tuvo que construir su obra a nivel independiente.

Su obra se conforma por diversas constelaciones e iluminaciones; por ello mismo es discontinua y poliédrica, pero llena de sabiduría intuitiva. Abordó el arte y la literatura, la religión, así como las historias, la teoría, las instituciones y la sociedad.

Pese a su corta vida, Benjamin nunca dejó de trabajar. En un pensamiento que tiene varios registros, y en la actualidad algunas de sus propuestas teóricas son empleadas en las obras de varios pensadores.

Hoy es revalorado como uno de los teóricos de la escuela de Frankfurt, al lado de brillantes figuras como lo son Adorno y Horkheimer, pese a que en su existencia fue un intelectual que trabajó de modo independiente. En sus obras hay una penetración, siendo un potente corrosivo que aplicado a los aspectos negativos de la realidad, descubre sus detalles más oscuros.

Cabe destacar que Benjamin se dio tiempo para la creación literaria, ahí está su libro Historias desde la soledad y otras narraciones, cuya edición en castellano fue publicado en el 2013.

Se reunieron por primera vez una serie de textos misceláneos en otras de sus obras, es la oportunidad de conocer a un pensador que buscó acercarse a sus lectores de manera más sencilla que su brillante obra teórica. En sus textos narra todo aquello que a él le parecía inolvidable.

Ya lo conocíamos como narrador con su texto de carácter autobiográfico Infancia en Berlín, donde impera una visión melancólica que le impide con nitidez el futuro del mundo. La mayoría del contenido de sus relatos se basa en sus viajes a Marbella, Barcelona e Ibiza.

Se incluye su enigmático Agesilaus Santader un texto que bordea las fronteras entre lo autobiográfico y la ficción.

También cabe destacar que en la ficción El pañuelo, él se cuestiona “¿Por qué se está acabando el arte de contar historias?” mismo que hace que el aburrimiento invite a las personas a que se narren diversas anécdotas.

Experiencia y memoria son vertebrales en la pluma de Benjamin en Historias desde la soledad. Hagamos un repaso de algunos de sus textos incluidos: El palacio D tiene por argumento a un excéntrico barón quien dilapida sus bienes, dándolos a un amor imaginario.

O está el caso de Myslowitz- Braunschweiig- Marsella cuyo eje temático en el que un pintor por un viaje de placer pierde la oportunidad, por una sobredosis de Hachís que ingiere.

Bien vale la pena leer este libro que nos acerca a un Benjamin más humano y sensible.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones