Noticias

26/09/2017

Por Esc. José Luis Piczenik, Presidente de Copredi (Para CCIU)

Rosh Hashaná, una gran oportunidad






La vida transcurre, los hechos se suceden pero como cada año el inicio de un nuevo ciclo judío nos lleva a la reflexión. Una reflexión que converge con la alegría de iniciar una nueva etapa marcada por la ilusión de un mundo mejor.

¿A qué podemos aspirar con la llegada de un nuevo tiempo? La marca de un pasado que nutre el presente y futuro de nuestras tradiciones, el largo peregrinar de una nación que hoy nos tiene como representantes vitales formando parte de la humanidad, cada uno con sus ideales, interpretaciones y sentimientos pero todos amalgamados como parte de un pueblo milenario. Sin embargo cada uno de nosotros individualmente no es capaz de conseguir los mejores logros sin la conjunción de los propios con los ajenos. Debemos tomar en cuenta que la gran obra es un todo generado por los aportes de cada uno.

Rosh Hashaná nos enfrenta al juzgamiento de nuestras acciones (Yom Haadin), al recuerdo que vivenciamos del pasado vivido (Yom Hazikaron) y al desafio de llevar adelante nuestros objetivos (Yom Trua) bajo el sonido del shofar que nos permite reeditar los actos realizados y acercarnos al arrepentimiento sobre las malas acciones cometidas.

El nuevo año nos proyecta nuevas situaciones y nos genera algunas interrogantes. ¿Qué vida esperamos, si ella no está alcanzada por la plenitud de la paz, de la concordia, de la amistad, del afecto, del amor mutuo?

¿Qué mundo integramos, sino creemos en estos conceptos? ¿A qué civilización aspiramos sino comprendemos que el otro es nuestro semejante y con el debemos construir una sociedad más justa y digna?

Olvidemos rencores, perdonemos agravios, disimulemos diferencias y entendamos que un mundo más cálido nos espera. Entreguemos a nuestros semejantes el afecto, apliquemos el razonamiento más que el instinto, escuchemos más y expresemos menos, demos más de lo que recibimos, comprendamos más de lo que exigimos, pidamos más de lo que ordenamos y agradezcamos más de lo que recriminamos.

Bajo estas premisas habremos empezado un “Shaná Tová”. Sin ello solo quedara el desapego, el odio, el resentimiento, la discriminación, todos sentimientos que no se enmarcan en un “buen año”.

El año nuevo debe ser el comienzo de un ciclo donde todos aspiremos a una mejor y más grata convivencia. Si logramos algo de esto estaremos alcanzando el anhelado deseo de nuestro creador, de lo contrario habremos perdido una gran oportunidad.

¡Que seamos inscriptos y sellados para un buen año!

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 17/12/2017 - NCI Lunes de coro y la Compañía musical Cielo y Tierra
  • 18/12/2017 - 19:30 Cambio de Autoridades Centro Maimonides OSU

Últimas noticias por Categoría