Noticias

25/05/2020

Un enigma en el Néguev






Enlace Judío México- por Rossella Tercatin

El enigma de las comunidades cristianas de hace 1,500 años en el Néguev

En los primeros siglos EC, varios asentamientos cristianos florecieron en el desierto del Néguev y su agricultura prosperó. ¿Cómo lograron domesticar el ambiente inhóspito? ¿Y qué causó su declive al final del período bizantino?

En los primeros siglos EC, varios asentamientos cristianos florecieron en el desierto del Néguev y su agricultura prosperó. ¿Cómo lograron esas antiguas comunidades domesticar el ambiente inhóspito? ¿Y qué causó su declive al final del período bizantino? Un proyecto de investigación de un grupo de arqueólogos israelíes, cuyos resultados se publican en varios artículos, aborda la cuestión de cómo era la vida en el desierto hace 1.500 años. Sin embargo, muchos temas siguen siendo un misterio, como Yotam Tepper, becario postdoctoral en el Instituto Zinman de Arqueología de la Universidad de Haifa y arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel, dijo a The Jerusalem Post.

Tepper es parte del proyecto realizado por la Universidad de Haifa y dirigido por el profesor Guy Bar-Oz. Es coautor de varios artículos publicados sobre el tema.

“Estamos tratando de entender por qué los asentamientos en el Néguev colapsaron al final del período bizantino. Estamos considerando varias hipótesis, desde un fenómeno de cambio climático hasta una plaga, hasta los efectos de la conquista árabe alrededor de 630-634 CE. Sin embargo, es difícil llegar a una conclusión definitiva, especialmente porque las diferentes comunidades fueron abandonadas en diferentes momentos”, explicó.

Tepper destacó que durante mucho tiempo los investigadores creyeron que esos asentamientos, Halutza, Shivta, Rehovot y más, fueron nabateos, establecidos por gente pagana y nómada que vivía en el sur de Levante y Arabia Saudita en la antigüedad. Sin embargo, muchos, incluido su equipo, ahora los identifican como comunidades agrícolas bizantinas, establecidas a partir del siglo II dC cuando los romanos se anexionaron Arabia.

Los restos de Shivta están especialmente bien conservados y ofrecen al arqueólogo una visión excepcional de la vida cotidiana en esos siglos. Probablemente unas 2.000 personas vivían en el asentamiento, donde las ruinas de varias iglesias no dejan ninguna duda sobre la identidad de quienes vivieron allí. Tepper también explicó que no se descubrieron signos de vida judía en el sitio.

Los investigadores también revelaron restos de más de 170 casas, junto con muchas instalaciones agrícolas, incluidas presas, cisternas, prensas de vino y algunas torres de palomas en el entorno de la aldea.

“El estiércol de paloma es un fertilizante extremadamente efectivo. Los agricultores bizantinos desarrollaron una agricultura muy sofisticada”, señaló el arqueólogo. “Pero si el Néguev era tan árido como lo es hoy, entender la forma en que fue posible desarrollar un sistema agrícola tan floreciente es la pregunta del millón de dólares. Y no solo estamos hablando de cómo lograron encontrar suficiente agua para los campos y el ganado, sino también para mantener la vida de los propios habitantes”.

Las prensas de vino sugirieron que crecían vides, mientras que en los pozos de basura cerca de las casas, los arqueólogos pudieron identificar todos los otros tipos de semillas y plantas.

“Por supuesto, es posible que en aquel entonces, el Néguev fuera más húmedo de lo que es hoy”, dijo Tepper, explicando que incluso unos pocos milímetros de lluvia adicional podrían haber hecho una diferencia.

Sin embargo, los estudios específicos realizados para investigar si el desierto era de hecho más verde durante esos siglos lo excluyeron, como se explica en el artículo publicado en Scientific Reports.

La cuestión de qué aspecto tenía el Néguev hace 1.500 años se remonta a lo que provocó el colapso de las comunidades cristianas.

“Es posible que no haya sido un factor individual lo que condujo al final de estos asentamientos, sino una combinación de eventos. Todavía estamos investigando”, concluyó Tepper. “Algo sucedió en el Néguev, pero exactamente qué sigue siendo un enigma”.

Secciones