Noticias

29/09/2020

Ynet Español- por Liat Sand (adaptado por Adrián Olstein)

A 79 años de Babi Yar

Foto: Centro para la Memoria del Holocausto de Babi Yar








Se cumplen 79 años de la masacre de más de 33.000 judíos en Ucrania

Hoy se cumplen 79 años desde que los judíos de Kiev, en lo que hoy es Ucrania, fueron llamados a concentrarse en la plaza del pueblo. La llamada tuvo lugar luego de la llegada de los nazis a la ciudad y tras una serie de explosiones defensivas que despertaron la ira de los soldados alemanes.

Miles de judíos se presentaron en la plaza y fueron conducidos en dirección al cementerio judío y a Babi Yar, un barranco en las afueras de la ciudad. Se ordenó a las personas dejar sus efectos personales y se escuchaban disparos cada vez que alguien se separaba de la fila o mostraba intenciones de volver tras sus pasos.

Así fue que entre el 29 y el 30 de septiembre de 1941, 33.771 judíos fueron fusilados y arrojados a la muerte en una fosa en aquel lugar en lo que fue tal vez una de las mayores operaciones de exterminio de este tipo durante el Holocausto realizada en tan poco tiempo. Al año siguiente, otros 15.000 judíos fueron asesinados de la misma forma, junto a enfermos, gitanos y prisioneros de guerra soviéticos. El barranco de Babi Yar es un simbolo de la masacre Nazi de alrededor de 1,5 millones de judíos en Europa del Este durante los años de guerra.

El lugar sigue en pie en las afueras de Kiev y en los últimos años se trabajó allí en la creación de un ambicioso espacio de la memoria que incluye un museo y un centro de información e investigación: el Centro para el Recuerdo del Holocausto de Babi Yar, en el lugar donde se produjo la masacre. El museo estará terminado en 2026.

Desde 2016, Natan Sharansky acompañó el establecimiento del centro como presidente del comité asesor. Sharansky es oriundo de Ucrania, ex preso político por su activismo en el sionismo, escritor, exparlamentario y ministro en varios gobiernos israelíes, ganador del Premio Israel y presidente de la Agencia Judía. Nadie mejor que él para la tarea.

El centro para la memoria cuenta con el aporte de grandes donaciones filantrópicas de judíos de ascendencia ucraniana, la municipalidad de Kiev y tiene el apoyo del presidente de Ucrania, quien expresó la importancia del proyecto para su país. Se trata de un emprendimiento cuyo costo se estima en 100 millones de dólares. Se espera que sea un centro conmemorativo para las víctimas del nazismo de Europa del Este y funcione como referencia junto a los museos más grandes del mundo, como Yad Vashem y el Museo del Holocausto en Washington.

"Babi Yar es un símbolo del Holocausto", afirma Sharansky. Según él, el genocidio "no empezó en los campos de exterminio. A cada pueblo o cada ciudad que llegaban, los nazis junto con sus colaboradores fusilaban a la población judía. Babi Yar fue el más grande de todos y en dos días, cerca de 34.000 judíos fueron asesinados. En Europa del Este, 1,5 millones de judíos fueron masacrados de esta manera".

"Crecí en la Ucrania de la posguerra, pero no sabíamos nada al respecto. En esos días, la URSS se ocupó sistemáticamente de silenciar los hechos y de borrar los rastros de su participación en el genocidio y la guerra que tuvo lugar allí", cuenta Sharansky.

Sharansky nació en Stalino, ahora llamada Donetsk. "En Stalino, unas 75.000 personas fueron asesinadas y arrojadas a fosas. Esa historia se eliminó por completo de la memoria y solo se conmemoró la victoria del Ejército Rojo sobre los nazis. Así fue desde mi nacimiento en 1948 hasta la caída del comunismo. En la década de 1970, los ucranianos erigieron un monumento en Babi Yar, pero no mencionaron a los judíos ni al Holocausto. Luego, el lugar se convirtió en un basural, en un momento se estuvo por construir allí un estadio pero el lugar se convirtió poco a poco en un humedal”.

¿Cuándo cambió todo esto?

“En 1975 iba de Moscú a Babi Yar el día del aniversario de la masacre y me detuvieron en el camino. No querían que hubiera ninguna conmemoración por el asesinato de los judíos. En 1991, cuando Ucrania se independizó, se detuvo el negacionismo, ya no había interés por ocultar cosas. Hasta entonces, no había señales explicitas de una presencia judía allí, excepto por el antisemitismo, claro”, explica Sharansky.

El expresidente de la Agencia Judía cuenta también que “durante su visita a Israel, el alcalde de Kiev, Babi Yar, se me acercó y se le ocurrió la idea de establecer un museo y un centro histórico y de investigación para los estudios del Holocausto. Lo acompañaron los judíos Victor Pianchuk, un gran donante, y Michael Friedman, quien fundó la Fundación Génesis para la Identidad Judía en el Mundo. Me invitaron a unirme a ellos en la iniciativa. Para mí, esto fue cerrar un círculo de inmenso significado”.

Sharansky agrega también que “figuras públicas y líderes de todo el mundo están detrás del establecimiento de esta gran empresa, como el ex ministro de Relaciones Exteriores alemán Joschka Fischer, el exdirector de la UNESCO Ronald Lauder, importantes filantropos judíos de Moscú y Kiev y todos los familiares de los asesinados en Ucrania.

¿Qué se hace en 2020 en un museo que abrirá sus puertas en 2026?

Sobre la propuesta estética del museo, su director artístico, el cineasta ruso Ilya Khrzhanovsky, explica: “Nuestro objetivo es contar lo que sucedió en Babi Yar, ceñirnos a los hechos y a la narrativa histórica que ha sido silenciada durante décadas. Para ello, trabajamos con historiadores de todo el mundo, en el relato histórico que hoy está disponible para todo el mundo en el sitio web”.

"Los hechos con sus evidencias, documentos e imágenes son solo una dimensión a través de la cual se puede contar la historia. Para nosotros es importante que los visitantes del museo pasen por una experiencia no solo racional, sino también emocional”, agrega el cineasta y concluye: “Estamos construyendo el museo para que le hable a todas las generaciones. Será un centro de atracción para las generaciones más jóvenes en Ucrania, Europa del Este y el mundo entero. Buscamos formas artísticas y tecnológicas actuales para contar la historia”.

Si bien el museo abrirá recién en 2026, en las investigaciones que se llevan a cabo ya se hicieron nuevos descubrimientos sobre la masacre, como la identificación de nombres de víctimas y un estudio topográfico que evidenció la ubicación exacta del lugar de los asesinatos.

Sharansky concluye con una invitación: "El 29 de septiembre de este año, en el aniversario de la masacre, haremos una ceremonia en línea en la que el presidente de Ucrania Volodímir Zelenski, el presidente de Israel Reuven Rivlin, el presidente de Yad Vashem y yo pronunciaremos discursos de recordación”, adelanta.

Secciones