Noticias

10/09/2013

Por Lic. Ruth Roizner Selanikio

“Consejo de vida: jugátela por lo que sentís en el momento”


Conductor de “Radiomental” en Azul FM y de “Ponete Cómodo” en TNU. Letrista de la Murga Queso Magro. Papá de Vicente.

¿Un color?
El verde, siempre me encantó. Tengo todo verde. Tenía tres canguritos verdes y me compré un cangurito verde más y ahí dije como que ya estuvo bien.

¿Número de la suerte?
No tengo suerte. Lo he ido cambiando con el tiempo. Primero usaba la fecha de nacimiento como muchas otras personas, después lo cambié por el año, y ahora ya no tengo número de la suerte.

¿Un libro?
“El bar del infierno” de Dolina.

¿Un/a uruguayo/a?
Diego Aguirre, me hizo gritar el gol que más grité en mi vida. Siendo niño, me quedé sin garganta como por una semana y creo que vale la pena destacarlo.

¿Una película?
Me gusta mucho Woody Allen. Si tengo que elegir “Medianoche en París” me gustó mucho.

¿Una pasión?
El mate.

¿Una canción?
“Peor para el sol” de Joaquín Sabina.

¿Una palabra?
“Pufffff” con muchas efes, la uso mucho.

¿De dónde provienen tus abuelos?
Tuve la suerte de conocer a mis cuatro abuelos, dos todavía viven. Dos de origen polaco y por el otro lado ambos son uruguayos pero mis bisabuelos eran lituanos y rusos.

¿Cómo fue tu infancia?
Re linda. Fue en el barrio Reducto. Vivía frente a una calle empedrada que terminaba en la puerta de mi casa, entonces prácticamente no pasaban autos. Tuve una infancia de niño de barrio, de jugar al fútbol en la vereda, ir a la escuela caminando (que me quedaba a tres cuadras), volver de la escuela caminando con mi hermana. Una infancia de una familia súper linda y bien conformada: hermana mayor con mamá, papá y abuelos muy presentes que colaboraron mucho para que mi infancia sea súper linda y tenga unos recuerdos maravillosos.

¿Desde cuándo participaste del Club Zhitlovky?
Yo iba a Zhitlovky de niño. Fui hasta los 15 o 16 años. Hice el kinder, después la parte de juventud y luego por cuestiones de la vida y de que no hay mucha actividad dentro de la institución cuando llegás a determinada edad, me fui desvinculando. Hoy en día estoy re desvinculado. No asisto ni a fiestas que se hacen, que mis viejos siguen yendo y yo no voy. Contacto así con religión nunca tuve ya que mis padres son ateos y mis abuelos no eran religiosos. Sí con las costumbres y tradiciones judías. Pero hoy en día, desde que falleció mi abuela que era la que siempre preparaba las cenas de Rosh Hashaná y Pesaj, como que también hasta se perdió un poquito eso. Estoy muy alejado. No por nada en especial, sino por circunstancias de la vida que me llevaron a ir por otro lado.

¿Viviste alguna vez en el exterior?
En España y en Brasil. En España estuve en Madrid y Barcelona (donde estaba mi vieja). En Barcelona me quedé laburando, hice temporada. Era más botija y podía darme el gusto de irme tres meses y ver qué pinta. Hoy en día ya no es tan fácil. Me alegra el poder haberlo hecho. El decir “Me voy ¿y qué me importa? Después veo”. Son de esas cosas que está bueno hacerlo y se lo recomiendo a todo el mundo. Andate y después ves.

En 1999 nace Queso Magro a partir de una inquietud de amigos pertenecientes al club Zhitlovsky ¿Cómo nace tu gusto por el carnaval?
En el Zhitlovsky siempre se palpitó la cultura uruguaya, la que se vivía. Quedaba justo en la calle Durazno, por donde pasaban los tambores todos los sábados. Nosotros íbamos al kinder y cuando salíamos pasaban las lonjas sonando. Es un club que está muy vinculado a la sociedad, la cultura y la realidad del Uruguay. Desde niño a la banda y a mí nos gustó la murga. Junto al Toto Zieleniec, y alguno más que andaba ahí en el Zhitlovsky siempre nos gustó la murga. Y un día dijimos: “Che ¿y si nos ponemos a cantar unas murgas?” Fue así que invitamos al director del coro de Zhitlovsky a que sea el director de la murga y arrancamos a cantar. Queso Magro nace por las ganas de cantar, pero no con la idea de salir en carnaval. Nunca fue la idea primaria. La idea era poder armar un espectáculo, ver si se podía escribir de punta a punta, fue fluyendo y terminó siendo una murga que salió en carnaval. Al principio éramos todo gente del club, más allá que había judíos y no judíos porque es un club mixto (va mucha gente que no es de la colectividad). Sí era gente toda del Zhitlovsky, que con los años fue mutando un poco la integración, y de la vieja guardia quedamos re poquitos, del 99’ quedamos tres. El Toto Zieleniec, Gastón y yo y después del 2000 queda alguno más. Yo lo veo como una barra de amigos que se junta a hacer murga. Eso está bueno porque se mantiene la esencia. Y tiene valores que nos inculcaron en el Zhitlovsky desde niños, valores de solidaridad y compañerismo. Solidaridad de hacer un montón de toques a beneficio y compañerismo porque todo se hace entre todos. Es una cooperativa 100% que se trabaja en comisiones.

¿Cómo te sentiste trabajando como letrista? ¿Cómo elegían las temáticas?
Me gusta escribir, siempre me gustó. Mediante reuniones de peloteo, inquietudes de alguno que dijera: “Che ¿y si vamos por este lado?”. Y siempre que se elegía un tema se le buscaban puntas, aristas y realmente eran viables para guionarlas. Mediante reuniones, discusiones, “tomar una”, juntarse a tomar mate y comer bizcochos, o a comer una muzzarella y tomarse una cerveza, es que terminan saliendo las letras. Lleva mucho tiempo y es un laburo colectivo. Trabajamos en comisión en el equipo de letras.

¿Alguna experiencia que recuerdes por muy buena?
Yo viajé a Israel en el año 2002. Nos enteramos de Taglit, Birthright (Plan de visita a Israel), y tuvimos la suerte de viajar ocho amigos de de la niñez, del Zhitlovsky juntos. Teníamos ciertas dudas de viajar a Israel, y al final terminó siendo una de las experiencias más maravillosas. Nos encantó el poder compartir con gente que sentía cosas muy especiales por Israel, que a nosotros no nos pasaban, pero al vivirlas tan de cerca, te terminen tocando también. Y uno de mis mejores amigos, que también viajó en ese grupo más adelante falleció, y fue un momento muy jodido para todos nosotros. Pero siempre que vienen recuerdos de la barra están presentes los viajes y los momentos divertidos. Fue una persona muy copada y los recuerdos lindos, siempre lo asociamos con cosas lindas. El otro día vichando fotos empezamos a ver las fotos de ese viaje, y estuvo muy intenso, se juntaron recuerdos y sensaciones muy lindas.

¿Y otra no tan buena?
El haber optado por trabajar en los medios sin tener muchas certezas laborales. El Rafa, con el cual laburo y es un amigo, me enseñó que si laburás en tele o radio, es más difícil estar al aire que no estar. A no estar te terminas acostumbrando, pero estar al aire te genera la incertidumbre de que en cualquier momento no vas a estar. Y ya la viviste no estar y es jodido. Es jodido porque decidiste laburar de esto, y te quedas sin laburo constantemente. Todo el tiempo genera una especie de intriga de ¿qué será mañana? que no está bueno y te altera un montón de cosas de tu vida. Entonces siempre estas buscando actividades paralelas, así el día que no tengo laburo tengo otras posibilidades. Por eso guiono, trabajo en una productora, hago diferentes cosas, así el día que un trabajo llega a su fin también tengo otro.

¿Cómo fue tu primera experiencia en televisión con Telemental?
Re divertida. Fue muy de casualidad, yo no trabajé para llegar a eso. Hay gente que se preparó, estudió, y que su sueño era llegar. En mi caso la murga me llevó a conocer gente, a que un día me invitaran a hacer un piloto, y a que luego me dijeran “¡Bo, sale!” Y hay gente que de repente hizo veinte pilotos en su vida y nunca pudo concretarlo. Yo hice un piloto y quedé. Y quedé “jugando en primera división” porque era Canal 12 en horario central. Fue tipo ¡chan! ¿Y ahora? Pero aprendí. Soy medio inconsciente, no analizo demasiado, me mando y veo. Creo que la inconsciencia me permite disfrutar un poco más las cosas. Si lo analizas más racionalmente capaz que decís: “Pá, ¿y me dan los beitzim para hacerlo???” Y wow!

¿Y cómo te sentís en el medio radial?
Me divierto, paso bien y no tengo que afeitarme todos los días. Trabajo con amigos. El Rafa es un crack y un amigazo, Fredy González lo conocí en carnaval (trabajó en Queso Magro con nosotros y era el locutor en Telemental), y con Maxi que lo admiro muchísimo. Entonces laburar con amigos y gente que admiras es muy copado, es sentirte tocado por la varita, soy un afortunado.

Felicitaciones y éxitos en el nuevo programa “Ponete cómodo”. ¿Cómo estás viviendo esa experiencia?
Bueno, muchas gracias. No era necesario. Bueno, el regalo tampoco era necesario traerlo (bromea). Está bueno, es algo diferente. Yo había laburado en Canal 5 en el año 2010 y 2011 en las transmisiones de carnaval, y noté ahora un clima laboral diferente, con menos presiones, menos stress, libertad total para trabajar (siempre que trabajes entre ciertos parámetros). Me pasó algo muy raro, el primer día que fui me reuní con la directora del canal, charlamos mano a mano, me contó cómo eran las cosas y a trabajar. Me siento cómodo haciendo este tipo de programas. En Canal 12 estuve trabajando tres años y tuve una reunión sola con el director después de pedirla 14 meses.

¿Algo más que quieras agregar?
Me parece que a veces a muchas personas les cuesta decidirse, como dice la canción de La Trampa “prefiero dar el salto que esperar a decidirme”. La vida y las elecciones que he tomado también preferí saltar que analizar demasiado las cosas, y creo que la vida me ha llevado un poco por ese camino tanto a nivel de estudios, como laboral y de pareja. Pasé momentos jodidos en mi vida por separación de mis viejos, mis viejos perdieron todo en su momento y tuve que remarla y manejarme con el apoyo de familia y de mi hermana divina. Consejo de vida: jugátela por lo que sentís en el momento. Le podes errar, seguramente le erres pero es mejor saltar y no arrepentirte de no haber saltado. Creo que jugarse sin demasiada certeza está bueno, pero con buena onda, energía positiva y fe las cosas terminan saliendo para donde uno rumbea.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 25/01/2018 - Comisión Permanente del Poder Legislativo Sesión especial por Día Internacional de Recordación de las Víctimas del Holocausto 10 hs. Cámara de Senadores Palacio Legislativo

Últimas noticias por Categoría