Noticias

06/12/2018

Enlace Judío México- por Ezzatullah Mehrdad (traducido por Silvia Schnessel)

El último judío de Afganistán lucha por mantener su hogar, la única sinagoga del país




Desde 2005, Zabolon Simantov ha vivido solo en la única sinagoga de Kabul. En esta región inestable, él es el último guardián de una comunidad judía de 1.500 años que una vez fue floreciente.

Todos los viernes, Zabolon Simantov, de 52 años, se ducha y afeita preparándose para el día de descanso judío. Los sábados, cuando 30 millones de musulmanes que viven en Afganistán comienzan su semana de trabajo, él cierra su negocio y se viste de gala para el servicio de oración matutino de Shabat.

Simantov vive solo en el edificio en ruinas que alberga la última sinagoga en funcionamiento del país en la capital afgana de Kabul.

Durante siglos, la comunidad judía del país, estimada en 40.000 personas en su apogeo, llenó muchas sinagogas todos los viernes por la noche y los sábados. Sin embargo, con el tiempo, la comunidad declinó gradualmente a 10,000, a cientos, a 10, a dos, y finalmente a un solo judío, Simantov.

Simantov dice que permanece en Afganistán para salvar la última casa de oración y mantener viva a la comunidad judía.

“Me quedo para cuidar la sinagoga“, dice. “Si no estuviera allí, ya habrían vendido la tierra“. Según Simantov, el hijo del poderoso jefe militar y líder religioso Abdurrab Rasul Sayyaf ya destruyó un cementerio judío en la provincia de Kabul y vendió la tierra.

La sinagoga se encuentra en el centro de Kabul, donde los precios inmobiliarios se encuentran entre los más altos de la ciudad. Para ayudar a disimular el hecho de que una sinagoga está casi vacía en un vecindario tan solicitado (y para ganarse la vida), Simantov ha convertido el lugar en un restaurante llamado Balkh Bastan, o Ancient Balkh, que ofrece comida y cena. También mantiene un cementerio cercano como el último miembro de una comunidad que alguna vez floreció.

UNA HISTORIA JUDÍA DE 1.500 AÑOS

La presencia de Simantov en Afganistán es el último vestigio de una historia que se remonta a más de 1.500 años, con judíos de Oriente y Occidente asentados en el país intercalados entre Oriente Medio y Asia Central.

El Dr. Davood Moradian, un político que anteriormente ocupó el cargo del presidente Hamid Karzai y que dirige el Instituto de Estudios Estratégicos de Afganistán, es uno de los raros expertos del país en la comunidad judía de Afganistán.

“En Agfanistán vivían dos comunidades judías separadas“, dice Moradian, quien recibió su doctorado de la Universidad de St. Andrews en Escocia.

“Había una comunidad nativa de Afganistán, y luego otra que emigró aquí [más recientemente], refugiándose en Asia Central, donde la situación se deterioró para ellos bajo el gobierno soviético“, dice Moradian.

Moradian agrega que los judíos afganos nativos se concentraron principalmente en la ciudad occidental de Herat, una antigua metrópolis que se cree data del año 500 a. La comunidad, sin embargo, no estaba estrictamente confinada allí; Los judíos habitaban las principales ciudades afganas, como Kabul, Mazar-e-Sharif y Ghazni.

En 2013, los investigadores descubrieron un tesoro de documentos raros, judíos y afganos, que datan de los siglos XI al XIII. Los documentos, que van desde cartas y artículos relacionados con negocios familiares hasta copias de textos religiosos y bíblicos, se encontraron en las cuevas de la provincia central de Bamyan, en Afganistán.

En septiembre de 2016, la Biblioteca Nacional de Israel hizo públicos 250 de estos textos medievales afganos, que se escribieron en varios idiomas, incluyendo persa, árabe, judeo-persa, judeo-árabe y hebreo. Los recibos escritos entre judíos y musulmanes sugirieron que los dos grupos vivían en armonía, intercambiaban y realizaban negocios entre sí.

La creación de Israel en 1948 atrajo a la mayoría de los judíos restantes del país, y en la década de 1960, muchos más abandonaron el país para buscar mejores perspectivas económicas en Nueva York y Tel Aviv.

Moradian señala que el antisemitismo no fue la razón del éxodo masivo, ya que Afganistán fue el único país musulmán que permitió a las familias judías emigrar sin revocar su ciudadanía.

DÉCADAS DE GUERRA DIVIDEN UNA FAMILIA

Entre los que optaron por emigrar se encontraban los familiares de Simantov. Nacido y criado en Herat, Simantov se mudó a Kabul en 1980, momento en el cual pocos judíos permanecieron en el país. Luchando por encontrar una esposa en casa, Simantov viajó a Turkmenistán. Sin embargo, al casarse y regresar a su país natal, descubrió que la situación política había empeorado drásticamente a medida que la guerra soviético-afgana se intensificaba.

Temiendo por su seguridad, Simantov envió a su nueva novia a Israel, donde actualmente vive con las dos hijas de la pareja no muy lejos de Tel Aviv. La situación en Afganistán no mejoró pronto: en 1996, los talibanes subieron al poder, dando inicio a su régimen de corta duración. Para entonces, los dos únicos judíos que quedaban en el país eran Simantov y un hombre mayor llamado Isaac Levy.

Irónicamente, Simantov y Levy no se llevaban bien. Se convirtieron en enemigos y se denunciaban continuamente a las opresivas autoridades talibanes. Esto resultó no solo en la detención, golpizas y tortura de ambos, sino también en la confiscación y venta del único rollo de la Torá en Afganistán.

En el momento de la muerte de Levy a la edad de 80 años en 2005, la coalición de los Estados Unidos había derrocado al régimen talibán. Incluso ahora, Simantov no tiene buenas palabras para decir sobre su antiguo rival.

“Era viejo“, dice Simantov, aún condenando a Levy. “Era una mala persona. Quería vender la sinagoga“.

Pero con la muerte de Levy, Simantov quedó completamente solo; su esposa también había roto lazos con él años antes.

“Fui a Israel una vez durante dos meses en 1998“, recuerda Simantov. “Después de eso, solía hablar con mis hijas por teléfono, pero ahora mi esposa ya no me deja hablar con ellas”.

En un área tan volátil, es peligroso tener pocos aliados. El hogar de la sinagoga de Simantov, y el último vestigio de la vida judía en Afganistán, es vulnerable a los ataques si algún grupo extremista decide atacarlo.

“Soy un león“, se describe a sí mismo Simantov. “Nadie puede amenazarme“.

Después de una pausa, agrega en voz baja: “Apenas salgo a la calle. La muerte está cerca“.

La mayoría de las veces, Simantov permanece en el segundo piso del complejo, que se renovó parcialmente para ayudar al restaurante a obtener mayores ganancias. Pero incluso los ingresos posteriores a la renovación no son suficientes para apoyarlo por completo, por lo que Simantov aumenta sus ingresos con un comercio de joyas que heredó de su padre.

Simantov apenas sobrevive en el complejo que se desmorona al que llama hogar. Su verdadero hogar, dice, está en Israel.

“Di ‘Shalom’ a Israel“, Simantov, quien habla poco hebreo, le dice a un reportero en su dari persa nativo. “Te amo, Israel“.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones