Noticias

13/08/2019

La Noche de los Poetas Asesinados






Diario Judío México

12 de agosto de 1952 el día en que fueron asesinados los escritores e intelectuales judíos en Rusia

La Noche de los Poetas Asesinados fue una ejecución de trece judíos en la prisión soviética de Lubyanka en Moscú, Unión Soviética, del 12 al 13 de agosto de 1952. Las detenciones se hicieron por primera vez en septiembre de 1948 y junio de 1949. Todos los acusados fueron falsamente acusados de espionaje y traición a la patria, así como muchos otros delitos. Después de su detención, fueron torturados, golpeados y aislados durante tres años antes de ser formalmente acusados. Había cinco escritores Yiddishes entre los acusados, quienes formaban parte del Comité Antifascista Judío.

Poetas asesinados:

Peretz Markish (1895-1952), poeta Yiddish, co-fundador de la Escuela de Escritores, una escuela literaria Yiddish de la Rusia soviética

David Hofstein (1889-1952), poeta Yiddish

Itzik Fefer (1900-1952), poeta Yiddish, informante del Ministerio del Interior

Leib Kvitko (1890-1952), poeta y escritor Yiddish de los niños

David Bergelson (1884-1952), distinguido novelista

Salomón Lozovsky (1878-1952), Director de la Oficina de Información Soviética, Comisario Adjunto de Relaciones Exteriores, denunció vigorosamente las acusaciones contra él y los demás

Boris Shimeliovich (1892-1952), Director Médico del Hospital Clínico Botkin, Moscú

Benjamin Zuskin (1899-1952), asistente y sucesor de Salomón Mikhoels como Director del Teatro Judío Estatal de Moscú

Joseph Yuzefovich (1890-1952), investigador en el Instituto de Historia de la Academia de Ciencias Soviética, dirigente sindical

Leon Talmy (1893-1952), traductor, periodista, ex miembro del Partido Comunista de EE.UU.

Ilya Vatenberg (1887-1952), traductor y editor de Eynikeyt, periódico de la JAC; líder laborista sionista en Austria y EE.UU. antes de regresar a la URSS en 1933

Chaika Vatenburg-Ostrovskaya (1901-1952), esposa de Ilya Vatenburg, traductora en JAC.

Emilia Teumin (1905-1952), Directora adjunta del Diccionario Diplomático, editora de la División Internacional

Personalidades de la cultura judía, que se convertirían en miembros del Comité Antifascista Judío, firmaron un llamamiento a los judíos del mundo para apoyar el esfuerzo de guerra soviética contra la Alemania nazi, Moscú, 1941.

La noche de los poetas judíos asesinados

mensuarioidentidad.com.uy

(Pensar que muchos socialistas negaban el asesinato de los escritores judíos en la URSS. Y cuantos fueron expulsados por sostener su asesinato de los cuadros militantes de nuestro país) Un inmenso dolor y frustración conlleva este recuerdo. N de R.

En la noche del 12 al 13 de agosto de 1952 fueron ejecutados en los sótanos de la prisión de Lubyanka enMoscú trece intelectuales judíos, hacia los máximos exponentes de la literatura Yiddish de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) que seis años antes habían sido detenidos pororden de José Stalin, entre los más destacados se se encontraban: Peretz Markish, David Bergelson, Itzik Fefer, Leib Kwitko, David Hofstein, Benjamin Zuskin, Solomon Lozovsky y Boris Shimeliovich.

Una vez que se conoció lo ocurrido, ese ajusticiamiento fue denominado la “Noche de los Poetas Asesinados”.

Diez años antes, en plena Segunda Guerra Mundial, esos intelectuales judíos habían fundado el Comité Judío Antifascista – CJA, con la anuencia del dictador soviético, con la finalidad de conseguir el apoyo económico de los judíos que vivían en los países occidentales, en especial en los Estados Unidos, destinada a ayudar a los casi dos millones de judíos que huyendo del nazismo habían encontrado refugio en la URSS.

Los miembros del CJA eran comunistas convencidos de que la URSS era el lugar ideal para vivir, y su secretario, Solomón Mijáilovich Mijoels, un destacado actor y director teatral, quien durante la contienda bélica viajo a los Estados Unidos a fin de lograr el apoyo de la judeidad estadounidense.

La tarea desarrollada por el CJA lo convirtió en una especie de representante de los judíos que vivían en la URSS, lo que molestó y desagradó a Stalin, quien era un convencido antisemita.

Al concluir la Segunda Guerra Mundial, la inmensa mayoría de los judíos que se habían refugiado en la URSS decidió no permanecer en territorio soviético, mientras unos intentaban radicarse en los países occidentales donde tenían parientes, decenas de miles optaban por dirigirse a Eretz Israel, desoyendo a los miembros del CJA que consideraban que la URSS era el lugar en donde podrían vivir sin sufrir persecuciones.

El inicio de la denominada “Guerra Fría” en la que se enfrentaban por motivos ideológicos la URSS y los Estados Unidos, como el advenimiento del Estado de Israel, le brindaron a Stalin la oportunidad de desmantelar el CJA y detener a sus miembros, en 1948, acusándolos de traición por mantener lazos con las potencias occidentales, basándose en un proyecto de Mijhoels de establecer un estado judío en Crimea en el que se asentaran los sobrevivientes de la Shoá.

Según Stalin, ese estado contaría con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos, quien desde allí, en un futuro no lejano, invadiría la URSS para derrocar al régimen soviético.

Mientras que la mayoría de los integrantes del CJA eran torturados y obligados a firmar confesiones en los que aceptaban los cargos de traición, Mijhoels murió a consecuencias de un accidente de tránsito en la ciudad de Minsk, que luego se supo que fue planificado y ejecutado por los servicios de seguridad soviéticos.

El resto de los miembros del CJA fueron llevados a juicio, en los que no contaron con abogados defensores, y cuya sentencia ya estaba decidida de antemano, la pena de muerte. De acuerdo a las declaraciones de un oficial que los presenció, efectuadas luego de la muerte de Stalin, los juicios fueron una parodia en los que realmente se los juzgaba por ser judíos.

Si bien Stalin había ordenado que no se difundiera el ajusticiamiento de los intelectuales judíos, la noticia trascendió, pero muchos judíos del mundo entero se negaban a aceptarla. Cuando luego del deseo del dictador fueron confirmadas, algunos intentaron justificarlas hasta que Nikita Krushchev, años después publicó un perdón póstumo para miembros ejecutados del Comité Judío Antifascista afirmando que los juicios fueron “flagrantes violaciones de la ley”.

Secciones