Noticias

26/12/2011

Editorial CCIU

Nos preocupa, y no se debería aceptar


En este fin de año 2011, parece que hubiesen estallado juntos a los próximos fuegos artificiales de los naturales festejos, estruendos más graves y preocupantes; tanto en lo que hace a la violencia como a la conciencia.


En el mundo árabe estalló una revuelta de hartazgo de opresión en múltiples sentidos, que hace impensable pronosticar cómo se reordenarán las respectivas sociedades en donde se produjeron.


Sí es claro que implicará transformaciones geopolíticas dramáticas, por tratarse de hechos de vital importancia para una población de credo musulmán, que constituye más del 20 por ciento de la población mundial. Ello arrastrará variables económicas, intereses militares, religiosos extremistas o moderados. En los países donde se generen vacíos, éstos se llenarán por estructuras políticas dominantes de dichas culturas o continuarán las masacres a sus propios ciudadanos.


En ese entorno, nos situamos como observadores atentos y no como profesionales de ninguna disciplina sociológica que pueda vaticinar resultados. Incluso a economistas, analistas políticos, militares y grandes corporaciones de poder, les falte aún perspectiva histórica. Se debería seguir de cerca los acontecimientos y tener mucha cautela. 


Nos situamos en nuestra querida Montevideo, junto al televisor o navegando por Internet y miramos también con atención qué sucede en nuestra propia comarca y la latinoamericana respecto al tema anterior, en sus diferentes facetas.


Y específicamente relacionado con lo anterior, lo que nos asombra como uruguayos y como sudamericanos nos cuesta entender, es la complacencia de nuestra región con Irán. Es un país teocrático, lo rige la ley del Corán (Shaaría) e independientemente de cuadrantes geográficos y/o religiosos, no se sostiene en pleno siglo XXI su constante violación a los DD.HH.


Los atroces atropellos a los derechos humanos no tienen coordenadas diferentes porque se violen en Asia, América, Europa u Oceanía.


La Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas- cita la agencia noticiosa AP-  aprobó una resolución en la que denuncia violaciones graves a los derechos humanos en Irán, que van de azotamientos a amputaciones y al uso frecuente de la pena de muerte.


Mohamad Jazai, embajador iraní ante la ONU, trató el lunes 19 de diciembre de 2011, de evitar un voto sobre la resolución, que no puede convertirse en ley, pero su intento fue repelido de manera aplastante.
La resolución, impulsada por Canadá, cita tortura y crueldad, trato inhumano o degradante, como ejemplos "graves y recurrentes violaciones de derechos humanos" en Irán.


También señala ataques a defensores de derechos humanos, inequidad y violencia contra las mujeres, y discriminación contra minorías religiosas y étnicas.


El organismo internacional de 193 miembros adoptó la resolución por votación de 89-30 con 64 abstenciones.
Votaron a favor de la condena: Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Belice, Haití, México, Honduras, El Salvador, Panamá.


Votaron en contra de la condena: Ecuador, Nicaragua, Venezuela, Bolivia y Cuba.
Se abstuvieron: Brasil, Guatemala, Paraguay, Trinidad Tobago y Uruguay.
¿Qué quiere decir abstenerse?  ¿Aceptamos la lapidación, siempre que las piedras sean más chiquitas? ¿La horca a los homosexuales en tanto sean “muy homosexuales”? ¿El asesinato de los disidentes ideológicos en tanto discrepen en voz alta o con mucha frecuencia?


¿Las mujeres uruguayas, cubanas, colombianas, brasileras o peruanas tienen más derechos que las iraníes? Ídem los homosexuales, los hombres y mujeres de religiones o ideologías diferentes. ¿Las niñas quizás, las nuestras latinoamericanas, tienen más derechos que las iraníes?


¿Abstenerse, tiene sustento jurídico internacional y diplomático? Probablemente sí, pero en este caso no tiene soporte humano, ni moral.


¿Tiene validez actuar en política internacional, de acuerdo a cálculos geopolíticos económicos? Sí, pero los valores humanos no son cuentas matemáticas y aquello “que mis derechos terminan donde empiezan los de los demás”, no prescribe ni en español ni en persa. No franqueamos esas barreras matando al otro. No es ético aprobárselo “a medias” a los iraníes.


No comprendemos, ni entendemos cómo alguien pueda aceptar, que lo más noble que les enseñamos a nuestros hijos por la vida, el respeto al prójimo, la sana convivencia y los derechos a la diversidad, se lo lapide, azote ni se lo ahorque por expedientes de cancillerías.


  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 24/04/2017 - Kehilá central Iom Hashoá VeHagvura. Día del Holocausto y el Heroismo a realizarse en la Comunidad Israelita del Uruguay (Kehila) 20 hs

Últimas noticias por Categoría