Noticias

27/12/2010

CCIU, Editorial

Reconocimiento de un Estado Palestino; Por qué No es un paso adelante en la paz


EDITORIAL

 El conflicto entre árabes y judíos se desata en 1947 cuando los Estados árabes reunidos en la Liga Árabe rechazan de plano la resolución 181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas que estipulaba la creación de dos Estados –uno judío y otro árabe-, en el territorio restante de la provincia palestina del Imperio Otomano, 25 años después que, en la mayor parte de ella, se creara el reino árabe de Transjordania.

Si la Liga Árabe hubiera cambiado su posición al día de hoy, aceptando dicha resolución de Naciones Unidas y por tanto reconociendo el derecho del pueblo judío a un Estado soberano, entonces un reconocimiento del Estado Palestino sería un paso hacia la paz. Pero el hecho es que ese cambio no se produjo. Los árabes se siguen negando a reconocer al Estado judío y, por lo tanto, en esa circunstancia, el reconocimiento que anuncia el gobierno uruguayo no sólo no es un paso hacia la paz sino que se constituye en un respaldo a las posturas que originaron el conflicto y están dispuestas a sostenerlo hasta el infinito, a la espera de la oportunidad de hacer desaparecer el Estado de Israel como Estado judío.

El hecho de que otros países de Sudamérica hayan declarado este reconocimiento no debería impulsar a Uruguay a ir en el mismo sentido. Por el contrario, bastaría hacer un somero análisis de algunas circunstancias para ser sumamente cautelosos. Bolivia y Venezuela rompieron relaciones con Israel, entregados de pies y manos al juego geopolítico de Irán, un compañero de andanzas nada recomendable. Brasil, hace su propia apuesta geopolítica –para su conveniencia-, queriendo ocupar un lugar relevante en el concierto internacional mediante posturas grandilocuentes –y también fallidas- como el intento de mediar en el conflicto que medio planeta tiene precisamente con Irán por sus ambiciones nucleares.

Es verdad que "la situación hasta el presente no ha ayudado a la paz en la región, porque después de 50 años seguimos con la misma clase de conflictos y problemas". Pero ¿quién sostiene el conflicto incambiado? Los mismos que los desataron en 1947 y que 20 años después lo reconfirmaron por todo lo alto en una cumbre de presidentes y reyes árabes en Jartum, declarando NO a las negociaciones, NO al reconocimiento (de Israel) y NO a la paz. Esa voluntad de sostener el conflicto sigue en pie al día de hoy para toda la Liga Árabe menos para Egipto y Jordania.

El reconocimiento por el que están bregando los países árabes es parte de una estrategia que incluyó dejar pasar el tiempo sin sentarse a negociar seriamente con Israel, y que tiene como objetivo crear el Estado Palestino y mantener el conflicto al mismo tiempo.

Uruguay debería tener una postura independiente, apegada a principios jurídicos y éticos, manteniendo el preciado estilo de manejarse con políticas de Estado en materia internacional.

CCIU

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 29/05/2017 - Fundación Tzedaká Charla con título a confirmar

Últimas noticias por Categoría