Noticias

26/01/2011

CCIU

Sobre el artículo De verdugos y ghettos


Sr. Esteban Valenti

P r e s e n t e.-

De mi mayor consideración:

He decidido responder su artículo "De verdugos y de ghettos" con ideas y la más civilizada de las posturas rindiéndole así, honor a mis principios personales y también a los suyos.

Me he propuesto solamente encontrar con usted puntos en común que unan posiciones y que no las dividan. Dejemos que nos pongan a un lado, respetuosamente, tan sólo aquellos pensamientos que al menos al día de hoy, se presenten como irreconciliables; permitiéndonos aún en dicho caso, reconciliarlos en el futuro.

No intente Valenti preguntarse qué sentiría si a su pueblo lo hubiesen masacrado como los nazis masacraron a los judíos. No sólo no obtendría respuestas, sino que su cuestionamiento es de una retórica poco creíble.

Busque las respuestas en el propio pensamiento judío. Lea a Elie Wiesel, a Primo Levi, a Simón Wiesenthal, Theodor Adorno, Herbert Marcuse, Freud y Einstein, incluso a no judíos que han pasado por los campos de concentración: Jorge Semprún, Víctor Fraenkel. Lea a una niña, lea a Ana Frank. Todos apuestan a la vida, todos piden justicia, nadie pide venganza. No pretenden resolver el enigma del mayor crimen perpetrado por la humanidad; una matanza sistemática, irracional, industrial, administrativa…inconcebible. Es un paradigma que no se ha resuelto y dudo que pueda resolverse en este mundo que banaliza el mal y lo expresa con liviandad y hasta negación, asesinando una y otra vez a los millones de víctimas. Arrojándolos una y otra vez como leña a los hornos, a los seis millones de judíos, medio millón de gitanos, homosexuales, socialistas, comunistas, niños, mujeres y ancianos. Nadie puede imaginar la esclavitud del trabajo en la inanición programada, las marchas de la muerte ni el asesinato de un millón y medio de niños y niñas. Nadie puede explicar la Solución Final. Nada iguala esas atrocidades. Sostenerlo, es infame.

Me he extendido en su primera pregunta, para ayudarlo a entender de qué se trata la Shoá, para que no caiga usted también en el error de banalizarla. Salga de ese cuadrante, por favor. Permítame polemizar con quien al menos, reconozca una sensibilidad inalcanzable. No para quien teorice el tema con superficialidad o incluso, no es su caso, lo manipule insidiosamente.

Esta reflexión debería ser suficiente para abrir su pensamiento a una vasta lista de silogismos equivocados, a los que usted arriba por aspirar a responderse la pregunta equivocada. Pero prosigamos con conceptos concretos que usted manifiesta respecto a la colectividad judía uruguaya: “...Son conocidos, gente sensible e inteligente, parte de la sociedad uruguaya. Y sin embargo siempre consideran que los demás están equivocados…es un sentimiento y una cultura peligrosa…por considerarse diferentes o incluso mejores.”

Si usted mismo sostiene en otros párrafos, que las penurias del pasado y hasta la provocada por la hostilidad árabe, reforzaron la identidad judía, que los servicios israelíes tienen la mejor red de información del mundo, que los comandos israelíes son los más prestigiosos del mundo, entre otras calificaciones, ¿son los judíos los que se creen mejores, o es usted el que discrimina por elevación?

Ni Israel como país, ni los israelíes, ni el pueblo judío es diferente ni mejor ni superior a ningún otro. Nuevamente, salga de ese cuadrante porque crea confusión, germina discriminación, incita a la envidia y al odio. Los judíos y el Estado de Israel, a lo que aspiran, es a ser como cualquier otro. Tener los mismos derechos humanos, el mismo tratamiento internacional, el mismo reconocimiento a sus legítimos derechos y no a ser el chivo expiatorio de los estados, como el judío lo fue entre las naciones, durante milenios.

Si Israel es diferente entre las naciones árabes que lo rodean, o los países islámicos que lo amenazan con exterminar- no lo decimos los judíos, es suficiente leer sus declaraciones en la prensa- es como usted bien sostiene, porque es democrático y elige a sus autoridades a través del voto libre y multipartidario. Por eso es el único país en la región que tiene sindicatos, incluso parlamentarios palestinos, sostiene el derecho del niño y la mujer, la educación para todos sus ciudadanos, la igualdad de género e identidad sexual, entre otros tantos valores que usted probablemente comulgue.

¿Qué pasa entonces con su relación con el pueblo palestino? ¿Cómo explicar tanta violencia, atentados, ocupación de territorios, muros? Condenas internacionales. Las respuestas a éstas, sus otras afirmaciones, deberíamos buscarlas en la raíz del conflicto, coincidiendo previamente a qué conflicto nos referimos. No son sencillas, por cierto.

Pareciera ser oficialista, sostener que cuando los israelíes habitaban dichas tierras, no existía ni el cristianismo, ni el Islam ni la palabra Palestina. ¿Consideramos las Cruzadas cristianas del año mil, que oprimieron a los musulmanes durante dos siglos? ¿A un líder como Saladino, que reivindicó su orgullo, los venció, los expulsó y creó un nuevo imperio, el musulmán? No sé si referirme al conflicto del derrocamiento del imperio otomano por el imperio británico, a la guerra fría entre capitalismo y comunismo que los EE.UU. y la U.R.S.S. ensayaron en la región. La lista es larga.

Sí sé que usted los saltea, quizás por obvios, como saltea la declaración de las Naciones Unidas nº 181 del 27 de noviembre de 1947 proclamando dos estados territorialmente iguales, uno palestino y el otro judío, con Jerusalén internacional, que los judíos aceptaron felices y los árabes contestaron negándolo y atacando a Israel con siete ejércitos; los tres NO de Jartum: No a la existencia del Estado de Israel, no a las negociaciones, no a la paz. La carta de principios de Hamas que sostiene los mismos noes y que lo extiende a los judíos en general, promoviendo sacarlos debajo de las piedras y atrás de los árboles para exterminarlos. Léala, Valenti, por favor.

En este mar de complejidades llegamos a la situación actual de Gaza e Israel, Turquía, la flotilla. Obviamente con enormes errores cometidos por las partes, en un escenario bélico constante. Con aturdimientos de dolor interminable en ambos pueblos. Con estados imprudentes que sostienen que a Israel hay que borrarlo del mapa y negando la Shoá, y una opinión pública eventualmente homogénea aprobándolo por complicidad silenciosa. ¿Qué diría usted Valenti si proclamasen borrar a Italia de la faz de la tierra? ¿Protestó cuando juraron recuperar El Andaluz, léase España? ¿Atocha, Londres, Amia o Las Torres? ¿La Liga Árabe no cataliza acaso el conflicto regional; lo evaluó?

La comunidad judía uruguaya, no justifica bombardeos a escuelas, ni es vocera del gobierno israelí de turno. La suya es una percepción errónea. La comunidad judía del Uruguay sostiene indeclinablemente el derecho a la existencia del Estado de Israel, judío y democrático. Hemos repetido y lo seguiremos haciendo hasta que se alcance, que apoyamos la creación de un Estado Palestino soberano e independiente al lado de Israel y no en vez de Israel. Es cierto que discrepamos con quien sostenga lo contrario. Los egipcios y los jordanos también discrepan con ello y seguramente la amplia mayoría de la opinión pública uruguaya y mundial.

Moderemos las descalificaciones, no nos atribuyamos el derecho a tirar la primera piedra. Miremos el tablero completo antes de condenar.

Promovamos negociaciones de paz a como den lugar, sin prejuicios ni discriminaciones.

La historia ofrece casos de solución a situaciones lastimosas. Apoyémoslas desde el hoy.

Saludo a usted atentamente,

ROBERTO CYJON

Secretario General

Comité Central Israelita del Uruguay



Artículo "De verdugos y de ghettos" publicado en montevideo.com por Esteban Valenti

Respuesta de Valenti a Cyjon

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 27/03/2017 - Universidad Ort Uruguay Muestra fotográfica: Israel "Mística y Tradición" de Ilana Lamstein y Tamar Rausky. Hall Campus Centro de Universidad ORT Uruguay. 12.30 hs.
  • 28/03/2017 - B'nai B'rith Filial Hatikva "Mujeres a viva voz" Participan Raquel Oberlander, Natalia Trenchi, Alicia Esquivel, Mercedes Vigil y Denise Motta. Conduce Gerardo Sotelo. Hotel Sheraton 18 hs.
  • 29/03/2017 - Comunidad israelita del Uruguay "Dos leibn iz a jolem" (Que la inocencia te valga). Espectáculo unipersonal en idish por la actriz argentina Inés Grimland. Sala Bregman. Kehila. 19 hs

Últimas noticias por Categoría